Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2017

Feminizarte, por Cristina Civale para Pagina/12

Murió una artista mujer, la rosarina Graciela Sacco, y se desató una marea que no se tiñó sólo de dolor y melancolía. Ese arrebato a la vida de una creadora en plena producción hasta sus últimos días hizo que se pusieran en palabras claras, firmes e impresas, y en tiempo record, el estado de habitar con malestar este mundo en estos días en el campo de las artes visuales.

En 2014 en ocasión de su muestra “Nada está donde se cree” -que presentó en el Centro de Arte Contemporáneo de UNTREF- escribí para Las12: “Los últimos veinte años en la producción de la artista rosarina Graciela Sacco son producto de una pulseada, del estudio sostenido por mantener en un equilibrio vencedor sus preocupaciones sociales junto a la necesidad de crear un lenguaje, no sólo propio, sino también local en tiempos de globalización, sumando el atrevimiento siempre bienvenido de colocarse un poco más allá de la media en sus investigaciones en el trabajo con los materiales que aplica como soportes. Sacco imprimi…

Nosotras proponemos / We propose

Compromiso de práctica artística feminista – Asamblea Permanente de Trabajadoras del Arte Nosotras proponemos  Ante la generalizada señal de alerta que circuló visibilizando las formas de acoso sexual que condicionan las relaciones de poder en el mundo del arte, nosotras, artistas, curadoras, investigadoras, escritoras, galeristas, trabajadoras del arte, elaboramos un compromiso de prácticas feministas. Este documento, al que invitamos a adherir, busca crear conciencia sobre las formas patriarcales que, como una membrana invisible, moldean el ejercicio del poder en el mundo del arte. La carta abierta “No nos sorprende” realizó un “llamado a las instituciones, mesas directivas y demás colegas, para que piensen bien cómo juegan, o pueden haber jugado, un papel en la perpetuación de diferentes niveles de inequidad sexual y abuso, y cómo van a manejar estos problemas en el futuro”. En este compromiso de prácticas feministas proponemos expandir la conciencia acerca de los comportamientos pa…

Filos, de Flor Codagnone

I
Estoy fingiendo que no te quiero, que no me importa
la hoguera, la bolsa negra, la asfixia terrena, el vientre herido, el residuo del residuo en el que me convertís cada vez que te molesta mi sexo. Cada cadáver de mujer soy cada cadáver de mujer, soy cada falta, cada mujer que falta.
II
Han apuñalado mi nombre una vez por lo que pienso, otra por lo que digo, una más por cómo visto. Han rasgado el género que me cubre y dieron una puntada en mi vientre. Fue a la vista de todos: Mi sexo no es falta
El libro se puede descargar o leer online aquì.




Flor Codagnone nació en Buenos Aires en 1982. Es licenciada en Periodismo. Realiza trabajos de edición, traducción y corrección. Brinda talleres y clínicas literarias. Junto con María Magdalena forma el proyecto poético Trémulas. Participó de la antología Rock del país (Universidad Nacional de Jujuy, 2010), del libro Hablemos de angustias (Letra Viva, 2013) y de la colección de poemas Esto pasa. Poesía en Buenos Aires (Llanto de mudo, 2015). Escribió con Nicolás Cerruti…

Jenny, por Hugo Paternoster

Mi nombre es Jenny, vivo en Neuquén. Conocí a mi segunda pareja a fines del año 1998. Estuvimos conviviendo un tiempo y decidimos casarnos. Yo ya tenía a mi primera hija, que en ese momento tenía dos años. Él empezó a golpearme a la semana de habernos casado. 

Al poco tiempo nos fuimos a vivir a EEUU, pero no me adapté y bajamos a México, donde nació mi segundo hijo. Mi ex empezó a golpearme todos los días, también delante de mis chicos. Lo echaba de casa pero volvía, me pedía ver a los chicos y decía que iba a volver al psiquiatra, me prometía que iba a hacer el tratamiento. Sus amigos me contaban que se había querido suicidar tomando pastillas o que se había querido ahorcar.

En 2003 volví de México, la situación era insostenible. Desde allá, él me llamaba por teléfono para decirme que volviera y me amenazaba con venir a buscarme.

Con la Argentina en crisis, volví a México. Allí conseguí trabajo, en realidad, siempre fui el único sostén de la casa. Él volvió a golpearme. Un día, ademá…