Ir al contenido principal

Jenny, por Hugo Paternoster



Mi nombre es Jenny, vivo en Neuquén. Conocí a mi segunda pareja a fines del año 1998. Estuvimos conviviendo un tiempo y decidimos casarnos. Yo ya tenía a mi primera hija, que en ese momento tenía dos años. Él empezó a golpearme a la semana de habernos casado. 

Al poco tiempo nos fuimos a vivir a EEUU, pero no me adapté y bajamos a México, donde nació mi segundo hijo. Mi ex empezó a golpearme todos los días, también delante de mis chicos. Lo echaba de casa pero volvía, me pedía ver a los chicos y decía que iba a volver al psiquiatra, me prometía que iba a hacer el tratamiento. Sus amigos me contaban que se había querido suicidar tomando pastillas o que se había querido ahorcar.

En 2003 volví de México, la situación era insostenible. Desde allá, él me llamaba por teléfono para decirme que volviera y me amenazaba con venir a buscarme.

Con la Argentina en crisis, volví a México. Allí conseguí trabajo, en realidad, siempre fui el único sostén de la casa. Él volvió a golpearme. Un día, además de golpearme, rompió los muebles, documentos míos y los pasaportes de los chicos. Fue entonces que decidí volver a Neuquén.

Mis padres estaban viviendo en mi departamento y entonces fui a la casa de mi suegra. Pero él volvió de México y fue a buscarme. Me golpeó tanto que me quebró las costillas y me perforó un pulmón. Yo salí de allí con mis dos hijos; como pude, llegué al departamento de mis padres y fuimos a hacer la denuncia a la comisaría. Estuve internada en la clínica sin poder respirar; él quedó libre a las 24 horas. Lesiones leves calificadas. Cuando salió, me denunció por intento de asesinato.

En México, cuando yo me iba a trabajar, él se quedaba cuidando a mi hija. Ella lloraba y gritaba hasta vomitar. En la adolescencia, padeció un trastorno alimenticio por el cual vomitaba coágulos de sangre. Hizo varios tratamientos en Neuquén porque no comía y perdía peso constantemente. Un día el médico psiquiatra me dijo que lo mejor era llevarla a una clínica en Buenos Aires. Horas antes del traslado, el médico pidió hablar conmigo. Me dijo que mi hija contó en su terapia que mi ex había abusado de ella desde los dos años hasta los siete. “La ducha tenía llave por dentro y por fuera, si quería gritar me amenazaba con dejarme encerrada, y me metía la cabeza en el inodoro”, contó ella.

Un año después, mi hijo me dice que él también fue victima de abuso.

En ese momento una se pregunta: ¿Qué hago? Lo mato o me mato.

En Buenos Aires, mi hija recuperó peso pero tuvo tres intentos de suicidio.

A los 16 años, ella declaró. Dos peritos médicas la obligaron a desnudarse para verificar si hubo penetración o si quedaban marcas de moretones en su cuerpo. Mi hija fue abusada desde los dos hasta los siete años. Habían pasado nueve años y buscaban marcas en el cuerpo.

Después de cuatro meses de presentar pruebas, cuando el caso llegó a juicio, el tribunal lo dejó en libertad por el beneficio de la duda. El fallo dijo que, como el abuso de ella fue en México, se tendría que haber instruido el juicio en ese país y que las pruebas presentadas en Neuquén no alcanzaban para determinar que habían abusado de ella.

El juzgado le impuso una restricción domiciliaria de doscientos metros, sin embargo él aparece en el colegio de nuestro hijo, le escribe por redes sociales, le dice que quiere verlo y le pide que cuide a su hermana.

A pesar de tener una restricción domiciliaria, el departamento donde vivo aparece empapelado en todos los pisos con hojas en donde pide volver a ver a nuestro hijo.

Yo recibo constantes amenazas de muerte y, a pesar de la protección policial, tengo que esconderme en mi lugar de trabajo porque existe la posibilidad de que vaya a buscarme. 

Cambio de casa todas las semanas. Nuestro hijo vive conmigo y es una gran compañía para mí. Mi hija no pudo seguir viviendo aquí, y se mudó.

¿Por qué no me di cuenta a tiempo?

Pienso en la muerte constantemente, en las compañeras que estamos en la misma situación, en las que no aguantaron y se suicidaron.

Quiero creer en la justicia, espero que, algún día, pueda tener un final feliz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …