Ir al contenido principal

Labio partido, por Ana Julia Di Lisio




Tuve muchas dudas en dar mi testimonio, pero me decidí porque pienso que puede ser un granito de arena más para poder avanzar en esta lucha.

Nací mujer y primogénita en una familia italiana conservadora. Como eran los ’80, mis papás no supieron que iban a tener una nena hasta que nací y desilusioné a muchos familiares sólo al dar el primer respiro.

Ni papá ni su familia pudieron superar el hecho de que yo no hubiera nacido hombre. “Tuviste una calabaza“, le decían mis abuelos a mi papá.
           
Cuando yo tenía cuatro años, mi papá me sacó de una reunión familiar colgando de mi brazo. No me acuerdo bien por qué, sí que me llevó zamarréandome hasta la barrera de Turdera. Fuimos hasta un lugar en donde no había nadie y, frente a las vías, ya en el piso, me pegó a escondidas de todos hasta que me partió el labio.

Las escenas de mis papás discutiendo y las sillas volando para golpearse, eran frecuentes. Luego de esas batallas, se cenaba con toda normalidad y sin ninguna explicación. Mientras comíamos, veíamos documentales en silencio. Por esa época yo quería ser astronauta: el espacio se veía silencioso y tranquilo.
  
Un verano, cuando yo tenía doce años, estábamos en la casa de mi abuela paterna y me puse un solero floreado de ella. Para rellenarlo inflé dos globitos y me los puse adentro del solero como si fueran pechos. Recuerdo que mi papá vino y me agarró de la cintura para que no me pudiera escapar. “Qué fuerte que estás“, me decía, y me reventó los globitos con los dientes.

Yo no podía hablar con nadie sobre todo lo que me estaba pasando, entonces, a esa edad, quise empezar terapia. La terapia resultó no conveniente para mi papá y al tiempo, amenazó a mi analista. Tuvimos que tener nuestras sesiones clandestinamente en algún lugar de Temperley, que mi papá no conociera. Yo le pagaba con los vueltos que iba recolectando de los mandados. Cuando terminé la terapia, mi analista me dijo: “Tenés que enojarte, y cuando no haya nadie más que pueda socorrerte frente a él, andá a la policía“. Pero yo nunca confié en la policía ya que mi mamá fue varias veces luego de las palizas que le daba mi papá. Era inútil, nunca pasaba nada.  

Yo tenía dieciséis años cuando, una noche en que no podía dormir, me levanté y fui a la cocina a tomar agua. Allí estaba él, totalmente desnudo. Ante mi espanto, él actuó con naturalidad y me preguntó qué quería en la cocina, mientras su pene colgaba laxo y arrugado. Yo volví a mi cuarto, estaba en shock. Desde la cocina lo oí, “Qué, me preguntó, nunca viste a un hombre desnudo?“

De chica quería ser astronauta pero cuando terminé la escuela me anoté en arquitectura.

“Esa carrera es para hombres, me dijo mi papá, no seas estúpida y estudiá una carrera de mujer“. Por esa época, él estaba saliendo con alguien veinte años menor con quien tenían relaciones sexuales en nuestra casa sin importar que mi hermano y yo estuviésemos. Ni siquiera le importaba que escucháramos todo, inclusive desde nuestro cuarto con la puerta cerrada. Yo le preguntaba por qué hacía eso. “Para demostrarte lo que es el amor“, me decía mi papá.

Cuando empecé a estudiar, él se comprometió a pagar mi facultad pero sólo lo hizo un mes. Tuve que conseguir un trabajo de noche, como telemarketer, para poder pagar mis estudios.

Tuve contacto con él hasta mis veintitrés años, después de una paliza que me dio en el cuarto del fondo de su casa donde yo vivía muy precariamente y sin ducha. Me golpeó porque según él yo era incapaz de invertir mi sueldo en comprarme una vivienda y “mandarme a mudar”, como lo había hecho él a mi edad. Eso tenía que hacer yo con mi sueldo, según mi papá, comprarme una vivienda y no usarlo para pagarme la carrera.
           
Lo que rescato de este proceso de salvación fueron mis terapias, mis objetivos firmes de que mis estudios fueran mi conquista personal, mi mundo, mi salida.


Me pude enojar mucho después, de más grande. Ahora, a catorce mil kilómetros, lentamente me reconstruyo y me acerco sin miedo a ser quien soy, en otra cultura y en un idioma que no entiendo al cien por cien, pero está bien así.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …