Ir al contenido principal

Elisabeth Rasgido. Testimonio de su prima Julia, por Silvana Aiudi


De la Eli yo me entero cuando la llevaron detenida. No vivo con ella. Me llamó mi tía y me dijo que hubo un allanamiento en la casa de Elisabeth. La policía buscaba una tal Chucky, alias Chucky. Le preguntaron si ella era alias Chucky y la Eli dijo que sí. El oficial tenía una orden de allanamiento y de detención. ¿Sabés qué vamos a hacer? Presentate mañana en la comisaría de Tortuguitas, le dijo el oficial de calle. Entonces ella fue y se presentó porque había una orden. Cuando fue, quedó detenida un tiempo en la comisaría de Tortuguitas y, después, la llevaron a San Martín. Mi prima Elisabeth es analfabeta, no sabe leer ni escribir, también le cuesta hablar.
Mi tía me presentó a Carolina Abregú, nos empezamos a mover y, bueno, desde el 23 de diciembre está con arresto domiciliario en la casa. La Eli vive en Grand Bourg, casi llegando a Tortuguitas. Tiene un bebé chiquito y, cuando le pasa algo al bebé, no puede salir, tiene que esperar que llegue alguien por esa maldita pulsera.
La acusan de intento de homicidio de un señor del barrio, es un hombre que es cartonero y anda con un carro. Tengo la causa en mi casa, me estoy encargando como puedo, y te juro que leo y leo y hay contradicciones. La única que la apunta es la kiosquera del barrio que dijo que ese día la Eli tenía una calza azul, que era así, morocha, con un lunar en la cara. A la segunda declaración dijo que la Eli tenía un jean azul y que se llamaba Samanta. Pero mi prima se llama Elisabeth Rasgido, no Samanta. La kiosquera dice cosas distintas cada vez. Primero dijo que la Eli estaba con un nene el día que quiso matar al señor. Después dijo que estaba con el marido.
El hombre no la acusa así directo a ella. Le dijo a la policía que una tal Chucky intentó matarlo y que era morocha. Te imaginás que en el barrio somos todas morochas, puede ser cualquiera. También hay una declaración que dice que fueron seis puñaladas. En la otra, tres. ¿Por qué el juez no mira eso?
Yo no conozco a la abogada defensora que le dieron en San Martín pero, si soy abogada defensora, cómo no voy a ver los cambios en las declaraciones. El sábado la Eli me llamó y me dijo que le informaron que tiene que ir al juicio abreviado. La Defensora y el juez la consideraron culpable pero no hay pruebas y, además, la Defensora no llamó a los testigos que teníamos. Tampoco la conozco ni sé el nombre. La están acusando a mi prima injustamente, es una confusión, es más que nada por el alias Chucky, que a vos te pueden decir Chucky, a mí me pueden decir Chucky, y qué, ¿te van a agarrar por el apodo sin pruebas? No investigaron. Se aprovecharon que no sabe leer ni escribir para hacerle firmar papeles. Se quedaron con: tenemos a esta y nos quedamos con esta.
Tuve que comprar el expediente. Fue un lío porque tenía que solicitarlo mi prima por puño y letra. Estuve un mes porque le dictaba letra por letra o le escribía la letra y ella la copiaba. ¿Sabés lo que fue? Hasta que lo logré.
Mi hija más grande hizo una página y los compañeros del colegio se sumaron y compartieron el caso. Le preguntaban por qué y ella decía que Elisabeth era inocente, que la policía la acusaba sin pruebas de querer matar a un señor. Los chicos fueron buenos y se preocuparon y compartieron por Facebook la página. La gente grande es la que juzga. La gente te juzga por ser pobre, por ser villera.
Elisabeth vive con la madre y su bebé. La está pasando mal: tiene tuberculosis. Me duele porque es mi prima y sé que es inocente. Mis hijos me reclaman que no estoy, que llego tarde todas las noches por estar con la Eli, pero no la puedo dejar sola. Mientras tanto, los culpables están libres. A mí me cuesta todo esto. Yo soy sola, trabajo como empleada doméstica por hora en Palermo, me pagan en negro, alquilo en Grand Bourg. 
No la voy a dejar sola a mi prima. Es inocente.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …