Ir al contenido principal

Elisabeth Rasgido. Testimonio de su prima Julia, por Silvana Aiudi


De la Eli yo me entero cuando la llevaron detenida. No vivo con ella. Me llamó mi tía y me dijo que hubo un allanamiento en la casa de Elisabeth. La policía buscaba una tal Chucky, alias Chucky. Le preguntaron si ella era alias Chucky y la Eli dijo que sí. El oficial tenía una orden de allanamiento y de detención. ¿Sabés qué vamos a hacer? Presentate mañana en la comisaría de Tortuguitas, le dijo el oficial de calle. Entonces ella fue y se presentó porque había una orden. Cuando fue, quedó detenida un tiempo en la comisaría de Tortuguitas y, después, la llevaron a San Martín. Mi prima Elisabeth es analfabeta, no sabe leer ni escribir, también le cuesta hablar.
Mi tía me presentó a Carolina Abregú, nos empezamos a mover y, bueno, desde el 23 de diciembre está con arresto domiciliario en la casa. La Eli vive en Grand Bourg, casi llegando a Tortuguitas. Tiene un bebé chiquito y, cuando le pasa algo al bebé, no puede salir, tiene que esperar que llegue alguien por esa maldita pulsera.
La acusan de intento de homicidio de un señor del barrio, es un hombre que es cartonero y anda con un carro. Tengo la causa en mi casa, me estoy encargando como puedo, y te juro que leo y leo y hay contradicciones. La única que la apunta es la kiosquera del barrio que dijo que ese día la Eli tenía una calza azul, que era así, morocha, con un lunar en la cara. A la segunda declaración dijo que la Eli tenía un jean azul y que se llamaba Samanta. Pero mi prima se llama Elisabeth Rasgido, no Samanta. La kiosquera dice cosas distintas cada vez. Primero dijo que la Eli estaba con un nene el día que quiso matar al señor. Después dijo que estaba con el marido.
El hombre no la acusa así directo a ella. Le dijo a la policía que una tal Chucky intentó matarlo y que era morocha. Te imaginás que en el barrio somos todas morochas, puede ser cualquiera. También hay una declaración que dice que fueron seis puñaladas. En la otra, tres. ¿Por qué el juez no mira eso?
Yo no conozco a la abogada defensora que le dieron en San Martín pero, si soy abogada defensora, cómo no voy a ver los cambios en las declaraciones. El sábado la Eli me llamó y me dijo que le informaron que tiene que ir al juicio abreviado. La Defensora y el juez la consideraron culpable pero no hay pruebas y, además, la Defensora no llamó a los testigos que teníamos. Tampoco la conozco ni sé el nombre. La están acusando a mi prima injustamente, es una confusión, es más que nada por el alias Chucky, que a vos te pueden decir Chucky, a mí me pueden decir Chucky, y qué, ¿te van a agarrar por el apodo sin pruebas? No investigaron. Se aprovecharon que no sabe leer ni escribir para hacerle firmar papeles. Se quedaron con: tenemos a esta y nos quedamos con esta.
Tuve que comprar el expediente. Fue un lío porque tenía que solicitarlo mi prima por puño y letra. Estuve un mes porque le dictaba letra por letra o le escribía la letra y ella la copiaba. ¿Sabés lo que fue? Hasta que lo logré.
Mi hija más grande hizo una página y los compañeros del colegio se sumaron y compartieron el caso. Le preguntaban por qué y ella decía que Elisabeth era inocente, que la policía la acusaba sin pruebas de querer matar a un señor. Los chicos fueron buenos y se preocuparon y compartieron por Facebook la página. La gente grande es la que juzga. La gente te juzga por ser pobre, por ser villera.
Elisabeth vive con la madre y su bebé. La está pasando mal: tiene tuberculosis. Me duele porque es mi prima y sé que es inocente. Mis hijos me reclaman que no estoy, que llego tarde todas las noches por estar con la Eli, pero no la puedo dejar sola. Mientras tanto, los culpables están libres. A mí me cuesta todo esto. Yo soy sola, trabajo como empleada doméstica por hora en Palermo, me pagan en negro, alquilo en Grand Bourg. 
No la voy a dejar sola a mi prima. Es inocente.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tres miradas sobre el asesinato de Belén Canestrari, por María Isabel Rodríguez Osado

Testimonio de su hermana Marcela Canestrari
El miércoles 30 de abril de 2013, pasé por la casa de mi hermana para tomar unos mates, tranquilas, aprovechando a que él no estaba. Belén tenía 26 años, dos hijos, Valentino y Máximo.

Vi llorar muchas veces a mi hermana. Él era muy celoso, no la dejaba que tuviera amigas o saliera, ella venía a vernos a escondidas cuando él no estaba. La llamaba a cada rato para saber qué estaba haciendo y dónde. Ella lo justificaba y nos decía: Viste como es de hincha.

Esa última mañana que nos vimos, yo tenía rasguños en los brazos porque había podado unas plantas; Belén me preguntó: ¿se pelearon con Diego?, ¿te pegó? Le dije: ¿qué estás diciendo?

Ese día no me quedé a comer en su casa como otras veces. Tal vez, si yo me hubiera quedado, me contaba algo, a lo mejor me preguntó eso para sacar el tema.

Como dije, la pareja de Belén era muy celoso, pero nosotros nunca la vimos golpeada. Le pregunté si el jueves siguiente, que era 1 de Mayo, lo podía llevar a …

"Yo aborté", testimonio por A.

Yo aborté. Aborté y durante el aborto, el médico abusó de mí, aprovechándose de la clandestinidad y de la ilegalidad que ambos estábamos cometiendo, según la ley. Tenía 22 años y aborté sola, porque el hombre que debería haber abortado conmigo se borró económica y afectivamente, del mismo modo que se había borrado de sus dos novias anteriores que también habían resultado en embarazos. Así que tuve que tomar coraje y decirle a mi viejo, temblando de miedo y llorando como un bebé, que me había quedado embarazada y que quería abortar. ¿Por qué a mi viejo y no a mi vieja? Porque desde que empecé a tener vida sexual, mi vieja, una mujer formada en la universidad, artista, muy progre, nunca me habló de métodos anticonceptivos, ni del respeto y el consentimiento durante el acto sexual, ni del placer, ni del cuidado, lo único que me repitió sin parar fue “si abortás, te cagás la vida”. Así que no se me cruzó por la cabeza decirle nada a ella y sí a mi viejo, que es médico, pensando que me iba…

Ezeiza, Encuentro con Idalina. Por Cecilia Sorrentino

En la combi que nos llevó desde Liniers, cuando Isabel dejaba de darme conversación, yo me perdía mirando a los otros pasajeros. Me detuve en cada adulto, en cada niño. Todos tienen ese programa de domingo: visitar a la mamá, a la mujer, a la hija que está en la cárcel. Recorrí sus bolsones, sus paquetes. En bolsas de residuos -de las de consorcio- cargan artículos de limpieza, papel higiénico, alimentos envasados. En cajas plásticas con tapa llevan el almuerzo: pollo al horno con papas y batatas, guisos, fideos con estofado. Hay paquetes más pequeños con facturas, bizcochuelos. Una torta de cumpleaños. Los niños que llevan un oso o una muñeca bajo el brazo duelen. Idalina y yo no nos conocíamos personalmente. Hablamos por teléfono durante meses, mientras yo escribía su historia para publicarla en ¿Porqué llora esa mujer? El verano pasado completé los trámites que exige el Servicio Penitenciario Federal y el domingo 25 de marzo fui a visitarla al penal de Ezeiza. Me acompañó su amiga I…