Ir al contenido principal

Abrió una cátedra libre sobre el aborto como problema de salud en la UBA

La materia se dicta, de manera extracurricular, en la Facultad de Medicina. En la primera clase se destacó la oportunidad para brindar a los futuros profesionales de la salud una visión enfocada en los derechos y no en el punitivismo. Las preguntas y las dudas de los estudiantes.

Unos cien estudiantes de diferentes carreras asistieron a la primera clase en el aula de Histología. Imagen: Guadalupe Lombardo


“Bienvenidos a la cátedra libre El Aborto como problema de salud pública. Estamos muy contentos de poder decir esto en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA)”. Lo único que se escuchó después de esa presentación fue un sostenido aplauso de más de cien estudiantes que rebalsaron el aula de Histología para la primera clase de esta materia que busca formar a profesionales de la salud para que acompañen a las mujeres –y a todas las personas con capacidad de gestar– que decidan interrumpir voluntariamente su embarazo. La cátedra libre, que aún no fue institucionalizada en los planes de estudio de las carreras de Ciencias Médicas de la UBA, consta de cuatro encuentros para abordar distintas problemáticas del aborto: marco legal; impacto en la salud pública; aborto farmacológico y acceso. “Vamos a instalar una nueva tradición en Medicina: hablar del aborto como un derecho y no como un crimen”, relató la médica Marta Rosenberg, de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Durante tres meses, varias mujeres de la Campaña se reunieron con las Redes de Estudiantes y Profesionales de la Salud por el Derecho a Elegir para pensar una jornada que analice con profundidad la temática del aborto, que incluya la exposición de distintos especialistas y, además, que marque un contraste con la mirada punitivista propia de la currícula de la Facultad de Ciencias Médicas. El resultado fue la creación de la primera cátedra libre de la UBA que genera conocimientos teóricos y prácticos sobre las situaciones de interrupción voluntaria de embarazo. Por eso a las seis, media hora para que comenzara el primer encuentro de la Cátedra, el clima era de expectativa y ansiedad. Y esa sensación no sólo se observaba en las decenas de carteles pegados en las paredes del edificio, ubicado en el barrio de Recoleta, sino en el centenar de alumnos de distintas carreras que hacían fila para registrarse.

Una vez adentro del aula, entre mates y galletitas, los inscriptos escucharon las formalidades de la cursada y observaron, como presentación, el documental sobre Ana María Acevedo, la mujer embarazada que murió en 2007 al habérsele negado un aborto. Una sólo pregunta en el pizarrón acompañaba el video: “¿Qué conocen del marco legal del aborto en Argentina?” En grupos de diez personas, los alumnos debatieron la consigna, pero en vez de encontrar una respuesta, se multiplicaron las preguntas: “¿por qué algunos creen que salvar vidas es antiabortista?”, “¿Qué es el caso F.A.L.?” “¿Por qué no hay una capacitación desde la Facultad para que los futuros médicos acompañemos a las mujeres que interrumpen su embarazo?”, consultaron Lucía, Carolina y Julia. Las respuestas llegarían en pocos minutos.

“Hoy en día Argentina tiene uno de los sistemas de leyes más restrictivos y antiguos respecto al aborto. Nuestro país sólo contempla dos causales de no punibilidad si se realiza un aborto: cuando se realiza con el fin de evitar un peligro para la vida de la madre y cuando se trata de una violación a cualquier mujer. Lo peor es que a la hora de la práctica, los servicios de salud tienen grandes complicaciones para llevarlo a cabo”, reflexionó la primera oradora invitada de la Cátedra, Felicitas Rossi.

Este primer encuentro tuvo como tema central el marco legal del aborto en el contexto regional. La abogada feminista Rossi explicó que “los países del norte tienen una regulación por plazos del aborto y, en consecuencia, la menor tasa de embarazos interrumpidos”, subrayó la importancia del caso F.A.L. (fallo que dispone que todos los abortos por violación no deben ser judicializados) y anticipó la normativa en las entidades internacionales. “En todos los organismos de derechos humanos, incluso la Convención de los Niños, piden descriminalizar el aborto”, sentenció.

Sin la presencia de autoridades de la Facultad de Ciencias Médicas ni de directivos de la UBA, la otra exposición le correspondió a Daniela Fagioli, abogada patrocinadora de mujeres víctimas de violencia en la villa 31. Mientras los más de cien alumnos tomaban apuntes, la letrada feminista remarcó el secreto profesional de los trabajadores de la salud y aseguró que, por ley, se debe mantener la confidencialidad sobre la información obtenida a través del vínculo profesional con su paciente. “A nosotros, en cambio, nos enseñaron en Legales que debíamos denunciar si sospechábamos de un aborto ilegal en curso”, contestó una de las estudiantes. El debate continuó con los desfasajes que existen entre lo enseñado en la Facultad y las cuestiones legales del aborto no punible. “Hay que desnudar la visión punitivista que baja desde la Facultad. Para eso estamos acá, para deconstruir lo mal construido que está el aborto en la academia”, concluyó Estefanía, de la Red de profesionales por el derecho a elegir.

Al igual que la presentación, el cierre fue a puro festejo y aplausos. En esta oportunidad todos los presentes repitieron lo mismo: nos veremos en la misma aula, el martes 31 de octubre, para el segundo encuentro de la Cátedra. Otra vez aplausos.
Informe: Jeremías Batagelj. Pagina/12

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …