Ir al contenido principal

El círculo de rosas, por Graciela San Román






En esta serie de obras digitales, la artista visual Graciela San Román aborda la violencia contra las mujeres a partir de la intervención de los comics de Franck Miller. Ella nos cuenta que las ha utilizado para acciones de arte callejero, transformándolas en pegatinas.




Graciela nos cuenta que: "El 'círculo de rosas' nació como parte del diseño con el que intervine una de las columnas del edificio de la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca para un 8 de Marzo, Día de la Mujer. A partir de allí paso a ser el marco de los retratos de las chicas victimas de femicidios en Coronel Dorrego y la zona y ganaron la calle en las pancartas de algunas manifestaciones. Desde su centro una madre-niña increpa con la mirada, y ofrece; la rodea un circulo formado por dos trarilonkos (joyas de cabeza de las mujeres mapuches). Corona la imagen una diosa precolombina flanqueada por las diosas de la vida y de la muerte del antiguo mundo griego; en los laterales dos estereotipadas princesas y en la parte inferior las pequeñas 'superpoderosas", la contemporaneidad. Y todas abrazadas por un círculo de rosas, el bello clishé".


 
           Marcha en Coronel Dorrego, Pcia de Buenos Aires. El círculo de rosas y las víctimas de la violencia.


Graciela nació en la zona rural de Coronel Dorrego en 1953. Vive en Bahía Blanca. Artista visual y docente, usa técnicas textiles, cerámicas y herramientas digitales de edición de imagen.
Cursó estudios en la Escuela de Artes Visuales de Bahia Blanca y asistió a los talleres de Aida Carballo, Rafael Martin y Elsa Manuel. Entre otros, tomo seminarios con Graciela Olio y Kekena Corvalan En los años 90 y viviendo en el campo estudió Museología en el Instituto SFDT N8 de La Plata y tuvo a cargo la reorganización y dirección del Museo Carlos Funes Deriul de Coronel Dorrego. Impulsó acciones artísticas colectivas en las comunidades de Coronel Dorrego y Monte Hermoso en rescate de la memoria de la acción del terrorismo del Estado. Ha coordinado espacios no formales de educación artística y realizado trabajos para el espacio público desde lo escultórico- monumental y con acciones graficas como colaboradora de colectivos feministas. Comparte la realización de proyectos con la poeta Laura Forchetti, junto a quien realizó la muestra y libro “un objeto pequeño”. Cofundó el colectivo de artistas y artesanos “Bahia Blanca Che” y el Salón Multidisciplinario Mil Miradas. Ha realizado muestras individuales en diferentes espacios (MBA-MAC de Bahía Blanca, Gregorio Alvares de Neuquén, Diamantina Arte Contemporáneo de Bahia Blanca, Centro Cuotural Recoleta y Centro Cultural de la Cooperación, CABA, etc.) y numerosas muestras colectivas de las que en muchos casos ha sido organizadora y curadora. He participado de juras, jornadas de reflexión, talleres, trabajos escenoplásticos (Teatro Alianza de Bahía Blanca, Inyaj Theatre Group Argentina) y he recibido premios por su trabajo en diferentes Salones (3º Premio Salón Nacional Arte Textil, CABA, Mención Especial del Jurado. Bienal Regional MBA MAC de Bahia Blanca entre otros) Actualmente es docente de la Escuela de Artes Visuales de Bahia Blanca y representante del Área Artistas Visuales en el Consejo Cultural Consultivo de Bahia Blanca.

Circulo de rosas (arte digital ) | Facebook

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …