Ir al contenido principal

Bàrbara Baum, por Sebastián La Prezioso


" Me llamo Bárbara Baum, nací en Salto, provincia de Buenos Aires, donde vivo hasta hoy.

Una noche mi mamá se fue a jugar a la canasta con unas viejas de acá a la vuelta. Ricardo quedó a cargo mío yo tenía nueve años. Me manoseo. Me encerré en el baño y esperé a mi mamá para contarle todo. Pero no me creyó, y encima, me fajó; después me echó a la calle, por mentirosa, me dijo.

Viví en lo de mi abuela, con ella y un primo de mi mamá. Una tarde este tipo se me metió en la ducha, y me violó, con rabia. Me fui, tenía trece años; por miedo a que no me creyeran no le dije a nadie.

Dormí en un parque, hasta que una señora que siempre me veía en los bancos de ese parque me ofreció una piecita.

Cumplí los dieciséis, y ese mismo día conseguí de telefonista en una remisería. Ahí conocí a Alfredo Ferrari, con quien viví cinco años y tuve dos nenas y un nene.

Con Alfredo todo anduvo bien, hasta que quedé embarazada. Después de eso, la cosa cambió mucho; no paró de insultarme y de cagarme a palos casi todos los días, por nada; inventaba excusas.

Alfredo era un tipo de mierda, pero de mierda de verdad. Ya ni me importaba. Yo quería una sola cosa: Que me embarazara. Quería tener un hijo y nada más. Tuve tres. Hoy pienso que -en el fondo- lo que quería era no sentirme nunca más sola.

Esa vez me adelanté a lo que podía pasar, entonces le juré que si tocaba a mis hijos lo mataba. “Pero a quién vas a matar vos, mal cogida”, me dijo, y se reía.

El muy estúpido se confió porque yo tenía nada más que veintiún años. Pasaron unos días. Después de comer, tipo dos, les pegó no sé cuántos cintazos a las nenas, adentro de la pieza: “Porque no querían dormir la siesta”, me contestó.

Les pegó con la hebilla más grande que tenía, de un cinto que ni usaba, cosa de lastimarlas bien lastimadas. En el momento no hice nada.

Y siguió pegándoles. La rabia que yo tenía adentro me iba a enfermar, una vez hasta me desmayé porque me levantó la presión.

Me remordí meses, todo el tiempo. No podía más.

Una noche vino a ver el partido de Boca y River, estaba borracho; nos cambió de canal, me putió de arriba abajo, porque tenía ganas nomás, yo me fui a la cocina; terminó el primer tiempo, me pidió no se qué cosa –no podía ni hablar del pedo- y le dije que no, se me vino como loco, cuando lo tuve atrás me di vuelta y le metí una cuchilla de cabo blanco en la panza, bien hasta el fondo, y lo llevé al hospital.

Se ve que aprendió porque se fue a vivir a lo de su mamá.

Estuve una semana presa, pero me largaron porque fueron muchos los testigos que contaron lo que Alfredo me hizo esos años.

Lo peor de haber estado presa fue que esa semana los chicos estuvieron con él, en la casa de su mamá. Cuando los fui a buscar la mamá de Alfredo me pegó con un palo y él me pateó en el suelo. Me los traje igual a los chicos gracias a unos vecinos que me ayudaron. 

A Alfredo le pusieron una restricción. Pero una tarde, mientras yo trabajaba, los volvió a llevar a lo de su mamá. Fui con la policía, nos entregaron los chicos enseguida. Yo no soy boluda, sabía que él volvería a robarlos, cualquier tarde, mientras yo trabajara.

No me importaba nada más que mis hijos. Trabajé de noche, mientras mis hijos dormían; me acosté con tipos por plata. Todo eso fue un asco, pero fue lo que nos dio de comer y fue lo único que se me ocurrió por si Alfredo volvía cualquier tarde a llevárselos. Yo siempre en casa, todo el día. No me arrepiento de nada.

Ese mismo año me junté con un hombre, que conocí mientras fui prostituta, había sido mi cliente. Volví a mi trabajo anterior, él colaboró con todo en la casa. No es fácil hacer de nuevo mi vida, en estos pueblos todos saben todo.

Yo tenía veintiún años cuando lo apuñalé; y ese mismo año trabajé de noche. Hoy tengo treinta y seis. "

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …