Ir al contenido principal

“La violación es un acto de moralización por desacato a la Ley patriarcal”, Laura Segato

Con la experiencia de más de 20 años de investigación, la antropóloga argentina Rita Laura Segato realiza un perfil social de los violadores para ayudar a entender la escalada de violencia contra las mujeres en América Latina. “El violador no es un ser anómalo, raro. En él irrumpen valores que están en toda la sociedad. Él siente que está castigando a su víctima por algún comportamiento que entiende como un desvío, un desacato a una ley patriarcal. Para él, la violación es un acto de moralización”.


Con la experiencia de más de 20 años de investigación, la antropóloga argentina Rita Laura Segato realiza un perfil social de los violadores para ayudar a entender la escalada de violencia contra las mujeres en América Latina. “El violador no es un ser anómalo, raro. En él irrumpen valores que están en toda la sociedad. Él siente que está castigando a su víctima por algún comportamiento que entiende como un desvío, un desacato a una ley patriarcal. Para él, la violación es un acto de moralización”.

La antropóloga argentina Rita Laura Segato investiga desde hace más de dos décadas la violencia contra las mujeres; más precisamente, la violación. A principios de los ’90, Segato decidió realizar entrevistas en profundidad con violadores que se encontraban presos en la Cárcel de Brasilia. Aclarando que nada de lo que dijeran los perjudicaría o beneficiaría en los tribunales, la académica dialogó durante años con los abusadores sexuales para intentar comprender la finalidad de sus actos. Allí reflexionó que “la violencia misógina, homofóbica y transfóbica son formas de disciplinamiento que el patriarcado tiene hacia todos aquellos que desafían su mandato y su soberanía”.

En el marco del terrible femicidio de Micaela García, en Entre Ríos, el periodista Reynaldo Sietecase entrevistó a la especialista para ahondar nociones sobre esta escalada de violencia contra las mujeres.

“La violencia contra las mujeres es un síntoma del momento del mundo, no es solamente una relación entre hombres y mujeres, es un contexto que tiene que ver también con lo económico y lo político. Estamos en una época de dueñidad , donde existen figuras que son dueñas de la vida y la muerte; eso irrumpe en el inconsciente colectivo como un síntoma, en la manera en la que los hombres que obedecen a un mandato de masculinidad, de potencia, prueban su potencia mediante el cuerpo de las mujeres”, expuso al programa La inmensa minoría.

Segato precisó que si bien en todo el mundo existen problemas de género, se trata de un fenómeno presente sobre todo en el continente latinoamericano.



“Es un continente cada vez más controlado por formas de paraestatales de control social y de control de la vida, por formas no regidas por la ley. Eso expresa una vulnerabilidad extrema en la vida de las mujeres”, indicó.

¿Qué se debe hacer con un violador? Cambiar la Sociedad

Consultada respecto a cuál es la solución que frenaría este terrible fenómeno, Rita manifestó que es fundamental corregir el sentido común para que la sociedad comprenda qué papel tiene la violación y la masacre de las mujeres en el mundo contemporáneo.

La antropóloga remarcó que los macabros crímenes como los de Micaela y Lucía, son “ataques a la sociedad y a la vida, a través del cuerpo de la mujer”.
“La solución al problema no será la cárcel ni la castración química,
porque no es un hecho genital, es un hecho del poder,
y si no cambia la atmósfera de las sociedades en las que vivimos,
el problema no va a desaparecer”, remarcó una vez más.

Segato señaló que un sistema de justicia que piensa que la cárcel es la solución del problema de la violencia patriarcal “es un sistema de justicia absurdo”, ya que jamás se comprobó que la amenaza de sentencia cause comportamiento respecto a esta temática o lo modifique.

Estados Unidos, por ejemplo, es un país que tiene una de las penas más severas a violadores y aún así, es un país donde la incidencia de la violación es máxima.



Finalmente, criticó a la Justicia por encasillar este tipo de hechos en “crímenes sexuales” cuando en realidad se trata de “crímenes de poder” .

“Es un error hablar de crímenes sexuales. Son crímenes del poder, de la dominación, de la punición. El violador es el sujeto más moral de todos, que en el acto de la violación él está moralizando a la víctima”, explicó.
El violador, un sujeto moralista que actúa a favor de la Ley patriarcal

“El violador no es un ser anómalo, solitario, raro. En él irrumpen valores que están en toda la sociedad. Es el actor protagonista de una acción que es de toda la sociedad, una acción moralizadora de la mujer (…) Es un sujeto vulnerable que se rinde a un mandato de masculinidad que le exige un gesto extremo, aniquilador de otro ser para poder verse como un hombre, sentirse potente”, expuso Segato.

Según los registros de su trabajo de campo en la cárcel, el acto de la violación es un acto que atraviesa al violador y no es totalmente inteligible -ni siquiera para él- qué es lo que lo lleva a hacer eso.

“Es un acto de moralización. Él siente y afirma que está castigando a su víctima por algún comportamiento que entiende como un desvío, un desacato a una ley patriarcal . Es un castigador que no siente que actúa contra la ley, sino a favor de una ley moral”, señaló.



La investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas de Brasil remarcó además que un violador nunca está solo, sino que está en un proceso de diálogo con sus modelos de masculinidad. Sus actos le demuestran algo a alguien que siempre es otro hombre.


Para la especialista entonces hay dos ejes en la relación de la violación: uno es el eje moralizador, castigador, punitivo, sobre la víctima; y el otro eje es el exhibicionismo del agresor frente a los otros hombres que le son significativos.

“La gran dificultad de la sociedad es comprender que la violación no es un acto utilitario, no es el robo de un servicio sexual . Hay violaciones a mujeres de 80 años. No es un acto erótico. No hay deseo sexual, sino deseo de dominación y poder. El interés del violador es la potencia y la exhibición de esa potencia frente a otros hombres para valer como hombre”, argumentó.

En este sentido, concluyó que el acto de la violación es un crimen expresivo que enuncia algo a otro, donde la libido está dirigida al poder, no al cuerpo de la víctima.

* Audio de entrevista “La inmensa minoría”, Radio Con Vos / Fotografía: Colectivo Manifiesto y Lucía Prieto.

Publicado en La tinta

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …