Ir al contenido principal

Lorenza Pacheco, por Anabella Foscaldo



Me llamo Lorenza Pacheco y tengo 66 años.

Hay muchas cosas que no recuerdo por los golpes, por ahí tengo pesadillas, pero hace poco soñé con mi papá que me dice: Ya te voy a venir a buscar.

A los 18 años me puse de novia y al año me casé en Goya, Corrientes.

Después de la ceremonia, mis padrinos me dijeron que me llevaban a casa y después, a la fiesta. Cuando llegamos, él me dice: Vos te quedás acá. Le pregunté si no iba a llevarme a la reunión con mi papá y dice: Vos no, eso es para los hombres. Estaba recién casada, no sabía, y le dije: Está bien.

Volvió a las dos de la mañana, un poco picado, y me dijo que yo me revolcaba en la huerta y ahí nomás me pegó.

Fuimos a vivir a la casa de su primo y me dijo: De acá no salís más, acá no va a llegar nadie de tu familia.

A la siesta de ese día, invitó a sus primos a almorzar. Él me dice: Servíme el vino y leche también. Yo era un poco ignoranta viniendo del campo. Le pregunto: ¿Dónde le sirvo la leche? ¿En el vino?”, y él me contesta: ¿Dónde va a ser, tonta? Entonces le pongo la leche sobre el vino, él me tira el vaso, me pega y salieron a defenderme sus primos.

Me llevó a la pieza y me volvió a pegar y me encerró. Viví así tres meses.

Yo no sabía qué hacer y una vez me tomé Baygón para ratas, yo quería morirme.

Me llevaron al hospital, vino la policía y vinieron todos mis hermanos, querían matarlo. Él me dijo: Vos hablás y mato a tus 11 hermanos y a tu padre, vos te quejás y me denunciás y yo te mato.

Me hicieron lavaje de estómago y salí. A la semana me reventó la mandíbula.

No quería que mire a nadie, que salude a nadie, no quería que me visite nadie.

Me rompió la nariz, la cabeza, me pegó en el hígado tuvieron que operarme porque se hizo una fístula.

Entonces junté plata en tres años, cuatro. Él no quería que salga a la calle ni para hacer los mandados, pero la enfermera que vivía en frente sabía que él me pegaba entonces cuando él no estaba, ella venía y me decía: ¿Querés que te enseñe a poner una sonda o a dar una inyección?

En el campo la gente se enfermaba del mal orín, no podían orinar, hay que poner una inyección y una sonda para que puedan orinar. Yo aprendí, y la gente me dejaba gallinas, ovejas, un chanchito, una vaquita, él se enojaba, decía que eso me lo traían mis machos.
Otros me pagaban con lo que sacaban de la cosecha del tabaco, me traían la plata y yo ponía adentro del colchón.

Me quede embarazada y me seguía pegando. Que ni se me ocurra salir.

Él salía todas las noches porque tenía otra mujer. Organicé para escapar y cuando debía venir el remise a buscarme, llegó él, me pegó y me sacó las dos criaturas, uno que tenía dos años y otro que recién caminaba. Me quedé con miedo porque me pegó mucho y se llevó a los chicos, yo le pedía por favor.

Me hacía dormir en el suelo, pasé el infierno durante tres meses, le prometía que no me iba a escapar y a los tres meses, me trajo a mis hijos.

Tuve cinco hijos. Yo tenía fe que algún día iba a salir. Salí cuando me enfermé muy mal y mi hija me trajo a Buenos Aires, al Hospital Haedo, mis otros hijos quedaron con él.
Cuando me avisa mi otra hija que el padre le pega a ella también, me fui a buscarla. A la mayor la abusó, a la otra le pegaba. Llego y sale gritando la mayor: Papá me está por matar.

Saca el 38 y le fallan los tiros y saca el 44, mi hija me empuja para que no me dé y el tiro salió pero él creyó que me mató, cuando me levanto, cazo la silla de algarrobo y le di con la silla en la frente, sale por la otra puerta y yo salí a la calle, al no verme él creyó que me mató y se pegó un tiro en la cabeza. ¿Murió? No.

Vinieron de la policía, me llevaron presa a mí. A las tres horas me largaron.

Me fui a Buenos Aires y mi hijo me pide plata para operar al padre del tiro en la cabeza. Le pedí a mi patrona y fui al hospital y le pregunto al doctor: ¿Está acá Ortiz Marcelino Ramón?, y me dice: Pase a darle de comer… ¿Qué?

Dejé la plata y me mandé a mudar. Creía que él iba a morir, pero cruel demonio nunca muere.

Duró cinco años más, lo encontraron muerto en la calle como un perro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …