Ir al contenido principal

María, por Cristina Ibáñez



"Me llamo María y tengo 61 años. 

Conviví con el padre de mis dos hijos 18 años. Han pasado casi 23 de aquella separación que nos marcó para siempre. Sé que mis hijos y yo tenemos una huella en el corazón y, a veces, el dolor sale.

Al principio, cuando estábamos enamorados, la cosa anduvo pero después noté que le gustaba tomar bastante cuando estábamos con amigos. Pensé que con el tiempo eso iba a cambiar, que ser padre lo iba a volver más responsable.  

Desde que lo conocí tuvo una relación conflictiva con la madre y nosotros vivíamos con ella. Cada tanto, se peleaban y mi hija y yo estábamos en el medio. 

Después de que nació nuestro segundo hijo, empecé a trabajar en la escuela  y él seguía con su taller de artesanías. Yo las vendía, pero mi sueldo era el que sostenía la casa y él entró en estados depresivos. Permanecía días tirado en la cama.  Discutíamos y él  tomaba vino todas las noches y hacía escenas de violencia: me gritaba, me amenazaba. Nos volvimos hoscos.

Cuando le decía que me quería separar,  él se ponía violento y dos o tres veces me levantó  la mano. Una vez fui con un ojo morado a la escuela, me tapé el moretón con un cosmético y dije que me había caído.

Vivíamos en la parte de atrás del terreno, mi suegra escuchaba las discusiones e intervenía,  se armaban unas trifulcas bárbaras. No me animaba a irme, no quería volver a la casa de mi mamá. Me sentía prisionera.

La cosa era así: nos peleábamos, no nos hablábamos, hacíamos las paces por un tiempo y después él volvía a tomar. Cuando me fui me di cuenta de este círculo.

Una vez fui al almacén del barrio a comprar algo de apuro y cuando le pagué al almacenero me preguntó si iba a pagar la deuda de mi marido. Yo no entendí a qué se refería. Entonces él me contó que todas las tardes mandaba a mi hijo a pedir fiado una cerveza o un vinito cuando yo estaba trabajando. Para mí, fue el principio del fin. Entablamos una guerra sin cuartel, de silencios y tensiones. Dejé de quererlo.

Me mataba volver de la escuela, ir a saludarlo y sentir el aliento a alcohol. Me volví amargada y triste. Oscura como él.

Una noche, comenzamos a discutir después de la cena. No recuerdo con claridad cómo empezó porque en estos casos, cualquier cosa sirve de motivo. Supongo que le dije que no aguantaba más y él, borracho, enloqueció y levantó su puño cerrado. Mi hija  que presenciaba la escena se interpuso entre su mano y mi cuerpo. Ella recibió el golpe en la boca y gritó. Cuando la vi ensangrentada me abalancé sobre él con una fuerza descomunal que no sé de dónde me salió y lo tiré al piso. Mi hija salió corriendo a lo de mi suegra que, al verla herida en la boca, la atendió y vino a buscarnos a mi hijo y a mí. Él se quedó solo en la casa llorando y pidiendo que lo perdonáramos.

Esa noche fue una violencia terrible. Mi suegra nos tenía a mis hijos y a mí encerrados en su casa. Él había quedado en la casa de atrás gritando hasta que el sueño lo venció.

Mi hija se quería ir y yo le dije que nos íbamos a ir todos cuando él se durmiera. Cuando se hizo la mañana ella y yo nos fuimos, pero mi hijo se quiso quedar a acompañar al padre. Le dije que lo vendría a buscar. Fue un momento terrible. Mi suegra me pidió que me fuera por unos días pero que volviera. Yo le dije que sí.

A los pocos días volví porque él me amenazó por teléfono. Me decía que se iba suicidar adelante de mi hijo. Fui a buscar a mi hijo por la mañana, aconsejada por un terapeuta, pasé el día en la casa y esa noche tuve que compartir la cama con él. Yo tenía mucho miedo, pero quería rescatar a mi hijo. Un médico vecino tuvo que sedarlo porque él andaba enfurecido y la madre intercedía a cada momento. Al día siguiente, me fui con mi hijo. Volví a buscar nuestras cosas otro día, sabiendo que él no estaba.

Una amiga me refugió en su casa, varios profesionales, amigos y familiares me ayudaron.

Nuestra vida cambió."

                                                                                                       


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …