Ir al contenido principal

La espiral de silencio: eso que no vemos




El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó una campaña de concientización sobre violencia de género, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Según una encuesta, tres de cada diez mujeres que sufrieron algún tipo de violencia de género lo considera como un asunto privado en el que terceras personas no deben intervenir. Mirá todos los afiches.

Tres de cada diez mujeres que sufrieron algún tipo de violencia de género lo considera como un asunto privado en el que terceras personas no deben intervenir, según una encuesta sobre violencia contra las mujeres en las relaciones de pareja en la Ciudad de Buenos Aires, que muestra la realidad que viven miles de mujeres todos los días. En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó la campaña de concientización sobre violencia de género "Eso que no vemos también es violencia de género".

El objetivo es sensibilizar y hacer foco no sólo en la violencia de género que deja marcas en el cuerpo y cuyas manifestaciones son más explícitas (como el maltrato público, los moretones y también, el femicidio), sino también en aquellas situaciones generalmente previas, pero que también dejan marcas, como lo son la humillación, la desvalorización, el desprecio o el chantaje emocional. También son parte de este camino progresivo de violencia algunas formas más sutiles de violencia de género, como la invisibilización, la anulación, el control e, incluso, el humor, la publicidad y el lenguaje sexistas.

La encuesta, además, arrojó que un tercio de las mujeres cree que "los problemas familiares" deben ser conversados solamente con personas de la familia, y que en caso de maltrato una persona que no es de su círculo íntimo debe abstenerse de intervenir. Esto indica un grado importante de reserva frente a la violencia en las parejas, que sigue considerándose un ámbito privado que sólo en algunas ocasiones puede habilitar la intervención de terceros.


Más de la mitad de las mujeres encuestadas dijo haber sufrido violencia psicológica por parte de una pareja actual o pasada; la violencia física estuvo presente en la vida de dos de cada diez mujeres.

Además, casi la totalidad de las mujeres que denuncian haber sido sometidas a violencia física por alguna pareja actual o anterior durante toda su vida también denuncian haber sido sometidas a violencia psicológica por alguna pareja actual o anterior. Esto demuestra claramente la importancia de estar alertas ante las primeras y más sutiles manifestaciones de violencia ya que es característico que todos estos comportamientos violentos sean fundamentados con consignas de amor, de cuidado y de protección. Debido a que se las interpreta como juegos o como señales de afecto hacia la pareja suelen pasar inadvertidas, y las conductas violentas se convierten en experiencias que se reiteran y sostienen en el tiempo. Así, lentamente, las víctimas terminan creyendo ser merecedoras de las agresiones verbales, simbólicas o físicas y terminan naturalizando la relación violenta en el que están inmersos.

La violencia psicológica ejercida en el marco de las relaciones de pareja afecta a 1 de cada 2 mujeres. Entre las conductas de violencia psicológica que se presentan más a menudo se destaca la amenaza de violencia económica (amenazarla con quitarle el apoyo económico) y la violencia emocional vinculada con los hijos (amenazarla con quitarle a los hijos). Las conductas controladoras (insistir todo el tiempo en saber dónde está) y la acusación de infidelidad también se identifican entre aquellas formas de violencia psicológica más habituales.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño se brinda asistencia gratuita e integral (psicológica, social, legal) a mujeres víctimas de violencia. Además, cuenta con refugios para la mujer y sus hijos en caso de riesgo de vida y casas de medio camino. Para pedir ayuda se debe llamar al 0-800-666-8537, gratis, de forma anónima, las 24 horas del día durante todo el año.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …