Ir al contenido principal

Un chico por día sin mamá por la violencia de género, por Mariana Iglesias

Nueva estadística de la Casa del Encuentro.
Entre enero y octubre de este año fueron asesinadas 230 mujeres: una cada 30 horas. La mayoría, en sus propias casas.

Entre enero y octubre de este año fueron asesinadas 230 mujeres. Por sus asesinatos, 294 hijas e hijos se quedaron sin madre. El promedio de femicidios no baja: cada 30 horas una mujer es asesinada en nuestro país. Se habla del tema, se publican los femicidios, hubo dos marchas multitudinarias gritando NiUnaMenos, un paro de mujeres que culminó con otra marcha en el histórico miércoles negro. Y aún así, los varones siguen baleando, acuchillando y tirando por la ventana a las mujeres. ¿Por qué no bajan los femicidios?

Había expectativas ante la presentación del nuevo Informe de Investigación de Femicidios en Argentina de la Asociación Civil La Casa del Encuentro. Pero no. Las cifras siguen mostrando lo que nadie puede cambiar: desde el 2008 a hoy hubo 2.324 femicidios, 233 femicidios vinculados de hombres y niños (son los asesinatos que comete el violento para destrozar a una mujer), y 2.812 hijas e hijos se quedaron sin madre.

“Tenemos 230 mujeres que ya no están”, dijo Ada Rico, al frente de la Casa del Encuentro, en la presentación en el Centro de Información de las Naciones Unidas. Y detalló: el 65% fue asesinada por sus parejas o ex en sus propias casas “donde una llega y se relaja, porque es el hogar”, que uno de cada cuatro femicidios fue cometido por un arma de fuego (“los de las fuerzas de seguridad tienen sus armas reglamentarias, y en el campo es común tener escopetas”), que el 12% ya había hecho denuncias por violencia y el 5% tenía la exclusión (“¿Por qué no las protegieron si ellas hicieron todo lo que tenían que hacer?”), que el 10% primero fue abusada sexualmente, que no hay detenidos por las cuatro mujeres asesinadas en situación de prostitución ni por los siete travesticidios, y que los 41 femicidios en los que el varón se suicidó no figuran en las estadísticas oficiales porque no hay una causa penal.

“No se está revirtiendo la situación. Estamos en un tiempo bisagra, clave, en el que las mujeres se animan a cortar la relación pero todavía no hay una respuesta del Estado en protegerlas. El desafío de la Justicia es dar respuestas -dice a Clarín Genoveva Cardinali, fiscal de Género en el Ministerio Público Fiscal de la ciudad-. En los casos en que las mujeres asesinadas ya habían hecho denuncias es terrible la responsabilidad del Estado en no haber hecho nada. Y si había violencia y no hubo denuncia hay que revertir eso culturalmente”.

Para Monique Altschul, directora de la Fundación Mujeres en Igualdad, “las mujeres hacen más denuncias, se rebelan, pero ellos están igual, no se bancan la autonomía de la mujer. Son siglos en los que ellos tomaron todas las decisiones”.

“La educación es clave. Tiene que haber un cambio drástico en la educación, para terminar con lo que genera discriminación, violencia. La visibilización del tema y el empoderamiento de la mujer ayuda, pero la próxima generación debe ser diferente, formada en derechos humanos, en la diversidad, en el respeto a los otros”, opina Flora Acselrad, al frente de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema desde su creación hasta el año pasado. “Los violentos no son enfermos mentales, es una cuestión cultural. Las medidas cautelares de restricción de acercamiento no tienen incidencia en su patrón cultural, la medida se acaba y el violento sigue siendo el mismo. Hay que empezar a trabajar con estos hombres”.

De los hombres había hablado por la mañana en la presentación Alejandro Amor, defensor del Publo de la Ciudad: “Somos los hombres los que nos aprovechamos de la superioridad física y económica, somos los hombres los que generamos los femicidios. Cuanto más tiempo lleve asumir esto, más femicidios habrá”.

Andrea Balzano, coordinadora de Género del Sistema ONU en Argentina, había dicho que los femicidios son una “pandemia”, que la violencia contra las mujeres es la violación a los derechos humanos más frecuente en el mundo, y que entre los 15 y 44 años es la principal causa de muerte de las mujeres, más que los accidentes y el cáncer.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …