Ir al contenido principal

59 mil mujeres cuentan la violencia de cada día



El proyecto Argentina Cuenta La Violencia Machista se planteó como herramienta de sensibilización y difusión del problema de la violencia machista en la Argentina.

La campaña Argentina Cuenta La Violencia Machista fue desarrollada sin financiamiento.
Sólo con la suma de voluntades y la colaboración desinteresada de especialistas, periodistas y voluntarios. La decisión de no depender de ninguna institución, empresa u organismo oficial tiene que ver con garantizar la disponibilidad y la transparencia de la información. Así como las movilizaciones con la consigna Ni Una Menos fueron un avance de la sociedad civil, esta herramienta también lo es.

Por eso, todas y todos pueden acceder a los resultados en este sistema abierto de consultas. 


De este modo será otro logro de la sociedad civil, que impulsa el monitoreo, la evaluación y la demanda de las obligaciones del Estado.


"Vidas cotidianas atravesadas por el Machismo", por Soledad Vallejos

Más de 59 mil mujeres y mujeres trans de todo el país respondieron la encuesta que el colectivo #NiUnaMenos impulsó sobre violencia machista, y que durante más de tres meses estuvo disponible online y también –mediante la articulación con organizaciones de la sociedad civil– permitió la participación de quienes viven en lugares sin conectividad y de mujeres privadas de su libertad. El 97 por ciento de las mujeres que participaron en el Primer Índice Nacional de Violencia Machista dijo que sufrió situaciones de acoso en espacios públicos y privados, pero sólo el 5 por ciento realizó la denuncia; el 92 por ciento sufrió al menos una situación de estigmatización por ser mujer y el 84, al menos una situación de discriminación por lo mismo. El 79 por ciento de las que respondieron al menos alguna vez en su vida tuvo miedo de ser atacada sólo por ser mujer. El 99 por ciento vivió por lo menos una situación de violencia con alguna de sus parejas. Aunque el 95 por ciento alguna vez sintió que atravesó una situación que ameritaba hacer una denuncia formal, una de cada tres no comentó con nadie lo que había pasado. Todos los resultados de la encuesta están online desde las 0 de hoy, en contalaviolenciamachista.com, y se presentarán formalmente a las 12 en el aula magna de la Facultad de Derecho de la UBA, con un panel del que participarán la historiadora Dora Barrancos, la filósofa Diana Mafia y la decana de la casa, Mónica Pinto.

El cuestionario de la campaña “Argentina cuenta la violencia machista” estuvo disponible online desde el primer minuto del 3 de junio de este año, en coincidencia con las manifestaciones convocadas bajo el lema #NiUnaMenos, y estuvo accesible hasta el 3 de septiembre. En esos tres meses, respondieron 59.380 mujeres de más de 1800 localidades de todo el país respondieron a las 186 preguntas que abarcaron 15 dimensiones de la violencia de género, en un cuestionario estructurado y auto- administrado. Con la colaboración de organizaciones de la sociedad civil, el cuestionario fue completado de manera off line en espacios donde el acceso a Internet es dificultoso o nulo, como el Barrio 31 en la Ciudad de Buenos Aires, la localidad de San Martín de los Andes, en Neuquén, el Barrio Ejército de los Andes, en territorio bonaerense, la capital provincial y la localidad de General Mosconi en Salta, la ciudad de Rosario, la capital correntina, La Matanza, Lanús, San Miguel y Quilmes. De las 59.380 encuestas, 446 fueron respondidas por mujeres privadas de su libertad.


El 97 por ciento de las encuestadas sufrió al menos una situación de acoso en espacios públicos y privados. El 79 por ciento dijo que al menos una vez un desconocido la tocó o apoyó sin su consentimiento en el espacio público y al 52 por ciento le pasó lo mismo con un conocido; el 76 por ciento fue descalificada en público con argumentos del estilo “qué se puede esperar, si es mujer” y el 72 fue descalificada con los mismos argumentos pero en privado; al 67 por ciento de ellas alguna vez le dijeron en privado y fuera de contexto una grosería, y al 60 por ciento le pasó lo mismo en público. Al 53 por ciento un desconocido le mostró los genitales porque sí en un espacio público; al 21 por ciento le pasó con un conocido. Al 28 por ciento, un conocido le envió porque sí una foto porno propia o de terceros, fuera mediante redes sociales, correo electrónico o mensajes instantáneos.

El 92 por ciento de las mujeres que respondieron sufrió al menos una vez una situación de estigmatización, en la que ser mujer se convirtió en una desventaja per se. Por ser mujer, el 79 por ciento tuvo alguna vez miedo de ser atacada físicamente, el 73 temió ser acosada, el 69, violada y un mismo porcentaje sintió temor al ser blanco de murmullos entre varones. La estigmatización llevó al 57 por ciento a tener baja autoestima por ser mujer; al 29 por ciento resolvió no ir a la comisaría para radicar una denuncia porque iba a ser desestimada; al 27 por ciento la llevó a abandonar alguna instancia educativa o desaprovechar una oportnidad de capactiación, y al 22, a no pedir un ascenso o un aumento o no postularse para un trabajo que deseaba. Por ser mujer, el 29 por ciento sintió culpa y el 26, vergüenza; el 19 se aisló de su familia y el 17 evaluó suicidarse.
De quienes tuvieron miedo de ser atacadas, el 60 por ciento experimentó la situación más de cinco veces. De quienes temieron ser violadas, el 49 por ciento sintió ese miedo más de cinco veces. El índice de estigmatización se registró más fuertemente sobre las mujeres trans y quienes respondieron desde Jujuy y desde Formosa.
El 99 por ciento de las entrevistadas vivió al menos una vez una situación de violencia con alguna de sus parejas. El 95 por ciento contó que atravesó alguna situación de aislamiento (de un espectro de diez que se incluyeron en las preguntas); el 84, una de control; el 93 fue desvalorizada; el 76 por ciento padeció amenazas e intimidaciones y el 86, lo que se define como maltrato ambiental (golpear una pared, un mueble, una puerta durante una discusión; generar conflicto cuando la mujer estaba por hacer algo que consideraba importante, acosar telefónicamente, por ejemplo). El 56 por ciento sufrió abuso emocional; el 68 por ciento fue víctima de al menos una situación de imposición sexual (tener relaciones a pesar de no querer o de modos no consensuados, entre ellas) y el 67, de maltrato físico.

Las mujeres que respondieron también dieron cuenta de cuán extendida está la violencia sobre el cuerpo femenino, en un sentido profundo. El 48 por ciento fue víctima alguna vez de violencia contra la libertad reproductiva en pareja: de ellas, el 28 por ciento dijo que alguna vez cuando estaba embarazada fue objeto de golpes de su pareja; el 17, que alguna vez su pareja la obligó a interrumpir un embarazo; el 13, que alguna vez su pareja la obligó a dejar de tomar medidas anticonceptivas; el 11, que su pareja le impidió interrumpir un embarazo.

fuente. Pagina/12

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …