Ir al contenido principal

Día de los enamorados: Lanzan la campaña "noviazgos sin violencia"

El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación lanzó este martes una campaña de concientización que apunta a visibilizar comportamientos y actitudes cotidianas que pueden conducir a relaciones violentas.

Bajo la premisa "El amor no duele", la campaña identifica algunos indicios para estar alerta a las señales de maltrato y violencia en las relaciones de pareja.

"Si te dice cómo vestirte, si te aleja de tus amigos, si te exige la clave del celular, si te insulta, eso no es amor, es violencia. Viví un noviazgo sin violencia", describe un spot promocionado por el Ministerio de Desarrollo Social.

La campaña se enmarca dentro del plan nacional de acción para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres.

"El noviazgo sin violencia es un eje de trabajo concreto que venimos haciendo en la linea 144, que busca desmitificar los mitos que hay alrededor del amor romántico en la época de la adolescencia, donde se confunde el control, los celos como una forma de la manifestación del amor, cuando es lo contrario, es violencia.", señaló a Télam la directora del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), María Fabiana Tuñez, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

"La consigna es 'el amor no duele' y apuntamos a influir en los primeros vínculos que se establecen de jóvenes para prevenir a futuro", agregó Tuñez.



Al finalizar el video publicitario, se aclara que la línea telefónica gratuita 144 se encuentra disponible para todo el país, durante las 24 horas y los 365 días del año, para realizar consultas o denuncias para quienes se encuentran en situación de violencia en sus diferentes formas: física, psicológica, doméstica, entre otras.

Las señales de violencia a las que se debe prestar atención pueden resultar imperceptibles, aclaran desde el CNM, tal como el control, el enojo cuando no se hace lo que la pareja desea, el pedido de contraseñas para acceder a información personal, los llamados permanentes, la falta de escucha sobre pedidos o deseos o las amenazas de abandono como forma de manipulación.

Entre enero de 2016 y enero de 2017 ocurrieron en el país 73 femicidios con víctimas de entre 18 y 25 años, según el Observatorio de Femicidios en Argentina, que depende de la Asociación Civil La Casa del Encuentro. De ese total, 49 corresponden a relaciones de pareja (32 de parejas actuales y 17 de ex).

En tanto, en 2016, la línea 144 recibió más de 4 mil llamados de jóvenes que consultaron sobre violencia en sus relaciones, lo cual representa el 15 por ciento de los casos que recibió el Consejo Nacional de las Mujeres.

En porcentajes, el 60 por ciento de los casos que se atendieron en la línea 144, el agresor es la pareja o novio/a, mientras que en el 40 es la ex pareja y en la mayoría de los casos, los agredidos declaran haber sufrido violencia "más de una vez".
En tanto, el 97,8 por ciento denunció haber sufrido violencia psicológica, el 86,2 violencia física y el 27,30 violencia simbólica.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tres miradas sobre el asesinato de Belén Canestrari, por María Isabel Rodríguez Osado

Testimonio de su hermana Marcela Canestrari
El miércoles 30 de abril de 2013, pasé por la casa de mi hermana para tomar unos mates, tranquilas, aprovechando a que él no estaba. Belén tenía 26 años, dos hijos, Valentino y Máximo.

Vi llorar muchas veces a mi hermana. Él era muy celoso, no la dejaba que tuviera amigas o saliera, ella venía a vernos a escondidas cuando él no estaba. La llamaba a cada rato para saber qué estaba haciendo y dónde. Ella lo justificaba y nos decía: Viste como es de hincha.

Esa última mañana que nos vimos, yo tenía rasguños en los brazos porque había podado unas plantas; Belén me preguntó: ¿se pelearon con Diego?, ¿te pegó? Le dije: ¿qué estás diciendo?

Ese día no me quedé a comer en su casa como otras veces. Tal vez, si yo me hubiera quedado, me contaba algo, a lo mejor me preguntó eso para sacar el tema.

Como dije, la pareja de Belén era muy celoso, pero nosotros nunca la vimos golpeada. Le pregunté si el jueves siguiente, que era 1 de Mayo, lo podía llevar a …

Testimonio de Carmen Rivera

Apelo a una carta que nunca pude hacerle llegar a Cristina Fernández de Kirchner, por tratarse mi ex de un personaje público. 
Por razones obvias —miedo de que me pase algo-- no utilizo mi nombre verdadero. La carta está fechada a fines del año 2014, porque fue ese momento en que sucedió todo:


Estimada señora Presidenta de la Nación Argentina:
Soy la esposa legal, durante 35 años, de un asesor y encuestador kirchnerista, al que llamaré A.L. y me dirijo a Ud. porque por convicción personal (soy kirchnerista de la primera hora) no podría nunca enviar una carta de lectores al diario La Nación, por ejemplo, para “comidilla” de la oposición.
Mi intención es que Usted, Presidenta, esté enterada de los hechos que voy a denunciar, pero no he encontrado vía que me garantice que esta carta llegue solo a sus manos. Ninguno/a de los/las funcionarios/as, periodistas, militantes, etc., a quienes  les pedí se la envíen, siquiera me respondieron. Y eso los/as más respetuosos/as. Porque la mayoría me trat…

"Yo aborté", testimonio por A.

Yo aborté. Aborté y durante el aborto, el médico abusó de mí, aprovechándose de la clandestinidad y de la ilegalidad que ambos estábamos cometiendo, según la ley. Tenía 22 años y aborté sola, porque el hombre que debería haber abortado conmigo se borró económica y afectivamente, del mismo modo que se había borrado de sus dos novias anteriores que también habían resultado en embarazos. Así que tuve que tomar coraje y decirle a mi viejo, temblando de miedo y llorando como un bebé, que me había quedado embarazada y que quería abortar. ¿Por qué a mi viejo y no a mi vieja? Porque desde que empecé a tener vida sexual, mi vieja, una mujer formada en la universidad, artista, muy progre, nunca me habló de métodos anticonceptivos, ni del respeto y el consentimiento durante el acto sexual, ni del placer, ni del cuidado, lo único que me repitió sin parar fue “si abortás, te cagás la vida”. Así que no se me cruzó por la cabeza decirle nada a ella y sí a mi viejo, que es médico, pensando que me iba…