Ir al contenido principal

Sabina Leiva, por Sebastián La Prezioso



Me llamo Sabina Leiva, tengo cuarenta y cuatro años. Soy madre de tres nenas y dos nenes. La más grande de las nenas, Camila, la tuve con mi primer matrimonio, los otros cuatro con Hugo Contreras, mi último marido. Él abusó de mi hija Camila, su hijastra, y de una de nuestras hijas, Julia. Durante los catorce años que viví con Hugo Contreras fui golpeada por él. Hoy está preso, por el abuso a Julia. Lo otro no se pudo comprobar.

Mi historia empieza cuando mi hija Camila pudo contarme lo que pasó con Hugo: “Es que Hugo era como mi papá, ¡perdón mamá!, yo tenía nueve años; él me compraba todo lo que quería, pero yo tenía que ‘jugar’ ¡Me hizo de todo! Un día no quise ‘jugar’ más… hasta hoy me viene obligando”.

Me cagó la vida. Pero nunca lo denuncié porque el comisario era su amigo.

Cuando entró a casa estábamos abrazadas y llorando, se hizo el boludo. Al rato volvió de la pieza, le dijo a Camila que se fuera, que teníamos que hablar, cuando Camila se fue me dio la cabeza contra la pared, me caí, y con el canto de una cuchilla me abrió la nuca. Me gritó que no abriera la boca por lo de Camila. Pensé que me moría. Le pedí que me llevara al hospital, pero me dijo que no.

No sé cómo ni cuándo salí de casa, caminé perdida. Creo que fue ayuda de Dios. Lo único que me acuerdo es que de golpe estaba entrando en la guardia del hospital, y me desmayé.

Cuando volví en sí no tenía conocimiento ni memoria. Estuve ahí como dos meses. Mi única visita fue él. Mis hijos, mi mamá y mi papá no fueron, les había dicho que si iban me mataba.

Me fui recuperando. Una mujer que me reconoció hizo la denuncia. Recién ahí fueron mis hijos, mi papa y mi mamá a visitarme. Dos policías que, según me contaron, ya habían ido antes a verme tomaron nota; yo no me acuerdo que les dije. Ellos ya sabían mucho de Hugo, lo venían investigando. Mi papá les contó todas las denuncias que él mismo hizo y que el comisario “cajoneó”.

Cuando me dieron el alta, los policías me dijeron que el fiscal Zapata ya estaba al tanto de todo. A Hugo le habían puesto algo así como una “reducción”, le habían prohibido entrar a casa. En esos días los oficiales fueron a la heladería donde trabajo para decirme que lo de Hugo no terminaba con las palizas que me daba ni con lo de Camila, creían que había algo más. Me dijeron que yo haga como si nada cuando lo viera, que le diera la razón en todo, que no chocara con él, que ellos lo iban a seguir de cerca hasta que metiera la pata.

A Hugo lo detuvieron una tardecita cerca de la estación del tren. Iba en su coche con Julia, nuestra hija mayor, de once años. A Julia le encontraron semen y vellos de su papá, a él vellos y sangre de Julia. Lo habían visto cargar a Julia en el coche, lo siguieron y dejaron que la abusara porque necesitaban esas pruebas para meterlo preso.

Eso es algo que yo no voy a poder entender nunca, ni perdonarles nunca: ¡Dejaron que la abusara!

La condena era de veintidós años, pero se la bajaron a catorce porque mis hijas, Camila y Julia, no se presentaron como testigos el día del juicio. Sin la asistencia psicológica que pedí -un poco más de rodillas- no pude convencerlas. Lo que más querían ellas era presentarse y decir todo, pero no pudieron porque el miedo no las dejó.

La semana pasada me llamó su abogada para informarme que Hugo saldrá apenas cumpla los nueve años de prisión. ¡Están locos! ¿Por qué?, le pregunté: Por buena conducta, me dijo.

Al principio no me di cuenta, después caí: Nueve años se cumplen ya, en unos días nomás. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …