Ir al contenido principal

Beatriz Caselli, por Cecilia Sorrentino


Me llamo Beatriz Caselli, tengo sesenta y cuatro años y una historia en la que no hay situaciones trágicas.
Cuando tenía seis años fui por primera vez sola a  visitar a mis abuelos que vivían a la vuelta. Mi madre me acompañó hasta la puerta y al llegar yo a la esquina la saludé con la mano. Apenas unos pasos después del saludo un hombre me arrinconó, balbuceó algo que no entendí y abrió su sobretodo. Me escurrí contra el cerco de ligustrinas y corrí sin parar hasta la casa de mi abuela.
Después mi madre dijo que alguna vez le había pasado un episodio como ese a ella y a mis tías también. Que nunca falta un degenerado y que por eso era mejor no andar sola por la calle, evitar la hora de la siesta y, llegado el caso correr. Yo lo había hecho muy bien.
Pronto supe que también debía evitar quedarme sola con un primo bastante mayor que bajaba el cierre del pantalón y me invitaba a acariciar su “¿viste qué lindo?”. Pero esto nunca lo conté.
A los dieciséis años, una tarde fui con una amiga al museo de la casa de gobierno. No sabíamos que faltaban pocos minutos para el cierre, ni que habían salido los últimos visitantes. El museo era un túnel y, cuando llegamos al fondo se apagaron las luces. Tuvimos que hacer el zigzag del regreso en completa oscuridad. Dos veces encendieron las luces por unos segundos y recuperamos cierta orientación. Escuchábamos las risas contenidas de los hombres que nos habían cobrado la entrada. Éramos tan ingenuas que avanzábamos con cuidado para no dañar las vitrinas y las porcelanas de la exposición. Nuestros padres no consideraron hacer una denuncia. El episodio se comentó como una broma de mal gusto.
Bastante después, cuando mis hijos eran chiquitos, yo daba clases en un instituto de formación docente; dos veces por semana volvía tarde a casa. Eran cuadras oscuras así que mi marido me esperaba en la parada del colectivo. Lo hizo hasta que decidí seguir estudiando y me inscribí en un seminario.
-Si te da el cuero para salir por gusto también te da el cuero para volver sola- dijo. 
Desde entonces, al llegar a casa lo encontraba dormido.
Pasaron los años. No recuerdo cuándo empezó a decirme “quién te creés que sos”. Quién me creía que era para hacer o para decidir con lo poco que ganaba como docente.
Durante el trámite de divorcio aún se resistía a la división de bienes en partes iguales: yo no había aportado a la economía familiar tanto como él.

Esa fue la primera vez que alguien me explicó: lo hace porque sos mujer.

El último episodio que quiero contar es muy reciente. Hacía un año que estaba en pareja con un hombre de mi edad. Esa noche cenábamos con colegas suyos; psicoanalistas lacanianos. Mujeres y varones. Y un colega gay con su pareja de muchos años.
Conversaban sobre un congreso en el que habían estado pocas semanas antes, en Río.  Me llamó la atención que, varias veces, cuando mencionaban a colegas mujeres que habían visto o conocido en el congreso, decían: una histérica.
Entonces pregunté si habían encontrado también algún varón histérico.  
-Cuidado con ella que es lectora de Virginia Woolf- les advirtió mi pareja con las manos en alto.
-¡Uh!- fue la respuesta a coro.
Pregunté si dudaban de la vigencia del patriarcado y estalló una carcajada unánime.
De allí en más la diversión de la noche consistió en atribuir al patriarcado cuanto surgiera en la conversación: desde el precio del vino que tomábamos, hasta la humedad de Buenos Aires.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …