Ir al contenido principal

Una aplicaciòn para volver a casa segura


Volver segura a casa sin miedo a sufrir ataques, ya sea en la calle, en el transporte público, o en un taxi. Son diversas las manifestaciones en redes sociales donde las mujeres expresan el temor que sienten al caminar a ciertas horas del día o a volver en taxi solas en la madrugada.

Un grupo de jóvenes de Salta, una de las provincias que lidera los rankings en femicidios y violencia sexual, decidió crear una herramienta digital para poder contrarrestar esta realidad.

"Queremos ayudar a que las mujeres logren llegar sanas a su lugar de destino". Así definió el emprendedor salteño Fernando Zerega el objetivo ulterior que posee la aplicación que creó y denominó "Ángela Te protege".

"Con mis compañeros pensamos en aplicaciones que tengan un interés social, que sean una verdadera herramienta. Esta nos pareció urgente por la cantidad de femicidios, violaciones y ataques a las mujeres que hay en la actualidad. Es una aplicación que no tiene un fin comercial, no tiene publicidad, es un aporte que sirve para la prevención", dijo Zerega.

¿Cómo funciona "Ángela te protege"?
"Ángela" permite que una mujer envíe a sus contactos una alerta con información sobre su ubicación. La idea es que sus conocidos puedan saber dónde está y ayudarla en caso de que se active una señal de alarma.

"Si estás por salir, podés activar 'Vuelta a casa segura' y eso permite que tus contactos visualicen tu ubicación para ayudarte en caso de que te ocurra algo. Ángela notificará a tus contactos cuando hayas llegado a tu destino", dice la página de presentación de la herramienta.

La aplicación tiene, además, un botón antipánico que se puede activar a través de un dispositivo disimulado. El aviso también se envía a los contactos predeterminados para que estos puedan notificar o comunicarse con el sistema de emergencias.

En los primeros días, la app —disponible en GooglePlay— tuvo casi 27 mil descargas en la ciudad de Salta. "Incluso ya se utilizó varias veces el botón antipánico, lo que no es un dato menor a días solamente de estar disponible", expresó Zerega.

La herramienta debe su nombre a "Ask for Ángela", el sistema que lanzó en septiembre del año pasado el Consejo del Condado de Lincolnshire, Gran Bretaña, dentro de la campaña #NoMore (#NoMás en español, equivalente inglés del #NiUnaMenos argentino).

Zerega es dueño de un bar en la ciudad de Salta y, comprometido con la violencia de género, implementó una iniciativa para ayudar a las mujeres que pudieran estar en riesgo en medio de un encuentro.

En el baño del local, se colocó un letrero que dice: "Soy Ángela. ¿Estás en una cita que no funciona? ¿Sentís que estás en una situación insegura? ¿Tu cita de Tinder no es quien decía ser? ¿Te sentís incómoda con las personas con las que viniste al bar?". Entonces, si una mujer cree estar en una situación comprometida puede acercarse a la barra y preguntar por Ángela. Ante la consulta, los empleados del establecimiento entienden que la clienta está en peligro y le ofrecen apoyo y un taxi con un chofer de confianza para asegurarse de que llegue a destino sin problemas.

Publicado en Infobae

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …