Ir al contenido principal

Emilia, por Alejandra Correa



Tenía 17 años. Junto con mis hermanas se nos dio por hacer unas pulseras de madera pintada. Era verano y con un amigo decidimos ir a Córdoba de mochileros. Yo, como artesana, iba a vender esas pulseras que había hecho.

Ahora, a la distancia, pienso que mis padres eran muy libres, tal vez demasiado para los hábitos de esa época, fines de los años setenta, no sé… Pero de ningún modo, la libertad que me dieron justifica ningún maltrato de terceros. Aunque esto lo pienso hoy, entonces sí les tuve rabia. Fuimos a Córdoba, paramos en un camping de Villa Carlos Paz. A los pocos días, mi amigo hacía su vida y yo la mía.

Estando en Córdoba me enteré que estaba el Festival de Cosquín y como me gustaba mucho la música en vivo decidí ir. Asistí al espectáculo principal y después recorrí algunas peñas de los alrededores. Estaba contenta, esa noche me quedé a dormir en la casa de una amiga.

Al día siguiente, para volver al camping donde estaba parando, se me ocurrió hacer dedo. Una inconciencia, ingenuidad, falta de información, no sé… Paró una camioneta en la que iban tres hombres. Me subí. Dos de ellos se bajaron a los pocos kilómetros y me quedé con el que manejaba, un tipo de unos 25 años.

De algunas cosas me cuesta acordarme, los detalles, no sé, pasaron muchos años. Pero lo que recuerdo es que íbamos por una ruta y él se desvió en un camino de tierra en medio de la nada y me violó. Yo había tenido relaciones con un novio que tuve entre los 15 y los 17 y del que tengo lindos, dulces recuerdos.

Lo que me acuerdo es que me negué, que le dije que no quería. Pero estaba muy asustada, paralizada por el miedo y no sabía qué hacer porque estaba en el medio de la nada con este tipo al que no conocía, dentro de su vehículo. No me puedo acordar mucho lo que decía él o lo que decía yo. Solo me queda la sensación de miedo, de terror. Un miedo y un desconcierto, por no entender.  El tipo me penetró analmente. Yo nunca lo había hecho de esa manera, fue algo sumamente violento.

Mientras todo sucedía yo estaba en otro lugar, como si me sintiera vacía, desconectada de mí. Cuando todo terminó el tipo siguió manejando y me dejó en la entrada a la villa, más o menos cerca, de día. No me acuerdo ni como llegué al camping. Allí, como pude, deshecha y desarmada emocionalmente, me acerqué al dueño o administrador del lugar, un hombre que tenía esposa y dos hijitos. Como le dije que me sentía mal, me hizo pasar a su casa rodante y yo creí que me escuchaba mientras me acariciaba la cabeza. Pero, es evidente, no le importó lo que yo le contaba porque, de repente, sentí que me toqueteaba y que esa escena tierna, con alguien que podía ser mi padre, se convertía en una manipulación sexual, algo que yo no había buscado ni elegido. Fue como una doble violación. Mi amigo ya no estaba en el camping y me sentí muy desdichada. De todos modos, no volví enseguida a mi casa, me quedé ahí hasta que llegó el día del regreso que marcaba el pasaje de ómnibus, sentía que me la tenía que bancar.

Cuando volví a Buenos Aires se lo conté a mi mamá. Fue muy doloroso, tremendo. Yo era muy joven, había muchas cosas que no se sabían. Ahora lo que veo es una enorme ingenuidad. Lo peor de todo fue sentir que lo que me había pasado había sido culpa mía, sentir una vergüenza enorme, pensar que me había merecido todo eso … o algo así.

Si miro para atrás, lo que veo es que las secuelas fueron muchas y se fueron dando con el tiempo. Durante años no sentía nada, no tenía emociones, me costó mucho enamorarme, confiar en un hombre, tener pareja. Hasta el día de hoy, algunas veces me sobresalto en medio de la noche, me despierto con miedo si siento la mano de mi marido que se apoya en mi espalda.


En otra época tuve ataques de pánico y tal vez haya tenido que ver con la violación. Incluso pienso que mis desarreglos alimentarios tienen su origen en aquel nefasto episodio que viví y de lo que todavía hoy me cuesta mucho hablar. 

Bueno, creo que ahora no me cuesta tanto, pero sí sé que hay muchas secuelas que aún desconozco, que la terapia no ha podido resolver. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …