Ir al contenido principal

C.A.L, por Ángela Pradelli


Él es abogado, tiene 70 años, pero parece más joven porque siempre hace deporte y se mantiene bien. Los dos veníamos de matrimonios anteriores y teníamos hijos. Al principio yo no estaba superenamorada, pero era una persona interesante intelectualmente, y me trataba bien. Decidimos convivir y él vino a vivir a mi casa. 
Después de dos años aparecieron los primeros indicios, que yo traté de tapar, ante mis hijos, mis amigos, traté de no verlos yo misma. Empezó por controlarme el celular y pedirme explicaciones. Me cuestionó que quisiera seguir estudiando, no quería que me formara, que me capacitara y me desalentaba en todos mis proyectos. 
Tenía una personalidad muy controladora, no sólo conmigo sino con los objetos de la casa. Cuando yo cambiaba un sillón de lugar, o algo más insignificante, como un adorno, por ejemplo, él se desestructuraba, y se enojaba conmigo. 
Además estaban sus problemas con el alcohol, y todo fue empeorando cada día. Hay tantas cosas que podría contar. Yo tengo algunos problemas de salud por lo que tengo que hacer una dieta bastante estricta, es un sacrificio para mí pero tengo que hacerla por mi salud, él me llenaba la heladera de todo lo que yo no podía comer, cocinaba achuras y me insistía para que comiera. 
Siempre me descalificaba, sobre todo cuando tomaba, el alcohol lo ponía más violento y revoleaba alguna cosa. Después de las peleas, cuando se le pasaba, me  regalaba flores, viajes a Montevideo. Hizo todo lo posible por alejarme de mis amigas, sobre todo de las que tenían una personalidad más firme, no quería que estuviera con ellas. 
Él es misógino, cuando se hablaba de una violación en los medios, él siempre terminaba defendiendo al violador, me decía que a lo mejor la piba había salido mal vestida, provocando a los hombres. 
Una vez, llegó tomado, no se dio cuenta que yo estaba en mi cuarto. Desde el cuarto lo oí hablar por teléfono, arreglando una cita con una prostituta: “¿Podés hoy?, tengo ganas de verte, pero ando con poca plata, haceme un buen precio.” Yo salí del cuarto: “¿Qué carajo estás haciendo, con quién hablás?” Él dio un golpe fuerte sobre la mesa y se quebró la mano. ¿Y a vos qué mierda te importa?”, me gritó y rompió la puerta de la cocina.  Cuando le planteé que tenía que irse de mi casa, me dijo que quería plata. Tuve que iniciarle una demanda para que se fuera de casa, tuve mucho miedo, mi abogado me aconsejó pedir un cerco perimetral. Al mes, la jueza me denegó el pedido. Fue algo muy raro, por un lado, ganó él, ya que la jueza no dio lugar a mi pedido de que él se retirara de mi casa, pero por otro, me llamó la secretaría del juzgado y me confirmó que él iba a irse. ¿Cómo se entiende eso? Yo creo que fue un arreglo entre ellos. Le evitaron tener una mancha en el legajo profesional a cambio de que se vaya de mi casa. Lo protegieron. A mí me hizo muy mal, una siente que la justicia termina siendo un arreglo entre abogados amigos. 
Estuvo un mes más en mi casa hasta que finalmente se fue hace dos meses. 
En este tiempo, sin él en casa, dejé los tranquilizantes, ya puedo dormir otra vez sin pastillas. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …