Ir al contenido principal

Julia, por Alejandra Correa


Tenía 23 años y hacía poco tiempo que vivía sola. Estaba tan feliz, me sentía tan bien, que creía que a partir de ese momento sólo iban a pasar cosas buenas.

Dos hechos me hicieron prender todas las alarmas para siempre. El primero sucedió una noche en el barrio de Saavedra. Trabajaba en una productora de tv que funcionaba en una casa en Pinto y Huidobro. Ese día se había hecho tarde, serían las 10 de la noche, las 11 tal vez. Cuando salí, caminé derecho por Huidobro hasta Cabildo, seis cuadras a paso rápido, enfocada en llegar.

A las tres cuadras, un auto comienza a seguirme. Se me adelanta y frena en el borde de la vereda. Se baja un tipo con el pelo muy corto, morocho, corpulento. Un cana, pienso. De frente se acerca y me dice: “Flaquita, vení, vamos a tomar algo, te invito”. Lo que decía y su actitud física me hicieron retroceder instantáneamente. El tipo me agarró del brazo derecho y muy rápidamente, lo dobló y me lo puso en la espalda. Con su otra mano me agarró del pelo. Inmovilizada, lo único que me quedó fue gritar. Lo puteé con todas mis ganas, a los gritos. El decía, “calmate, calmate”, yo seguía gritando, lo puteaba sin parar, me sentía atrapada, el tipo empezó a arrastrarme hacia el auto.

De pronto se encendieron las luces del jardín de la casa frente a la que estábamos. El dueño de la casa gritó algo que no supe qué era y empezó a ladrar un perro. El tipo me soltó, se subió rápido al auto y se fue. Yo empecé a correr. Con mis tacos, como pude, hice tres cuadras a la velocidad de la luz. Cada tanto miraba a ver si el tipo volvía. Cuando llegué a Cabildo, todavía temblaba, pero había gente, había luces y me sentí a salvo.

Lo segundo que me pasó, alrededor de un año más tarde fue que conocí en el hall del Teatro San Martín a un muchacho con toda la onda: flaquito, con rastas, hablaba un portuñol muy simpático. Me contó que era de Brasil, de una zona cercana al Amazonas, que estaba viviendo en Buenos Aires. Yo entraba a ver una obra de teatro y el me pidió el teléfono. Se lo di. Empezó a llamarme casi a diario. Me recitaba poemas, sus charlas eran filosóficas, después de varios días, me invitó a salir y accedí. Nos encontramos, caminamos y charlamos.

La segunda salida venía con intenciones sexuales. Me invitó a la casa donde estaba viviendo con unos amigos en el barrio de Chacarita.

Llegué alrededor de las seis de la tarde. Su casa daba a la calle. Él estaba solo, charlamos un rato largo y después tuvimos sexo sobre el piso del living. Yo me sentí rara. Me pareció que el flaco había entrado en una suerte de trance, como si hubiese cambiado su energía, no me prestaba atención, se quería imponer. Cuando terminó, traté de no parecer asustada. Se vé que algo intuía. Esperé un rato y le dije que me iba porque tenía que estudiar para un parcial. Él trató de convencerme para que me quedara. Le dije que no, que me tenía que ir. Entonces me empujó y caí de espaldas sobre el sillón. Él me presionó la panza con su rodilla. Le dije: ¿Sos boludo, qué hacés?

Empezó a hablar en portuñol, pero ya no le entendía nada. Se acostó arriba mío y con el brazo izquierdo me presionó el cuello mientras hacía malabares con la bragueta. Grité fuerte, una, dos veces, tres, pero enseguida me ahogaba, me apretaba fuerte el cuello, me clavaba el codo en la garganta. Tomé fuerza e intenté empujarlo. No podía. El tipo seguía intentando penetrarme y tenía mucha fuerza.

Estaba ya casi sin aire, cuando sonó el timbre de la puerta de calle. El flaco se asustó tanto que se paralizó. Me aflojó el cuello un poco y yo aproveché para empujarlo, y empecé a recuperar un poco el aire, a gritar pidiendo ayuda.

El flaco salió de su trance, yo aproveché para levantarme como con un resorte, agarré mi cartera, abrí la puerta, que estaba cerrada con llave, y salí. Esperaba encontrarme con alguien, la persona que había tocado el timbre, pero no había nadie.

EL flaco salió atrás mío. Me hablaba, me preguntaba: ¿A dónde vas? Quedate y hablamos. Llorando, con miedo y odio le grité que era un hijo de puta, que me dejara en paz.

Caminé acelerada, el pibe me seguía. “Esperá no te vayas así, entendiste mal”, decía. Paré un taxi. EL flaco se quedó en la vereda, cortado.

Llegué a mi casa, me metí debajo de la ducha, asqueada, temblando. Cuando salí, sonaba el teléfono, ere el flaco. Me dijo que yo no entendí, y me quiso leer no sé que. Le dije: Flaco, estás loco, no me llames más: Tengo amigos, hermano, si te me acercás de nuevo voy a encontrar a alguien que te cague bien a palos.

Cortó. Yo estaba asustadísima. Lo primero que hice fue llamar a mi amigo Ariel. Le conté lo que me había pasado. Me dijo: Vos estás en pedo, ¿cómo te vas a meter en la casa de un tipo al que no conocés? Le di la razón, me había descuidado.

Su última pregunta - la que me atravesó y que aún resuena en mi cabeza treinta años después, me dio ganas de pegarle, pero pensé que Ariel era hombre y que por eso no entendía nada- fue:  “¿Vos querías que te violara?”


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …