Ir al contenido principal

El lado más amargo de una relación, por Laura Haimovichi

Un tema lamentablemente tan vigente como el de la violencia de género es abordado en “El sabor”, desde una perspectiva bastante particular. Su productor, Fernando Alvarez, quien además actúa en la obra junto a su mujer, cuenta cómo surgió este proyecto, comprometido con una causa que busca crear conciencia.

¿Cómo y por qué surge la obra “El Sabor”?
Hace aproximadamente 2 años, decidimos con Marcela Haimovichi, mi compañera, construir nuestro propio proyecto teatral, con el que pudiéramos armar una valija y llevarlo adonde fuera necesario. Queríamos hacer algo que nos gustara a los dos y, por mi militancia desde hace ocho años contra la violencia de género, le propuse salir a visibilizar la temática con un hecho teatral. Es un tema en el que hay mucho por decir y el teatro es una gran herramienta para hacerlo. En El sabor hablamos de una violencia que casi no se registra, la psicológica, que es de todos los días, lastima, destruye, anula, bloquea, silencia. Por suerte hay cada vez más mujeres que se animan a denunciar para salir de esa situación. La violencia contra las mujeres siempre mata, aún cuando no haya violencia física.

¿Cómo ves el tema de la violencia de género hoy en la Argentina?
Cada vez se habla más y el surgimiento de NiUnaMenos hizo que las mujeres tengan un espacio, las marchas, para expresarse una o dos veces al año, si es que no están en alguna organización con una militancia frecuente. Me conmovió la cantidad de personas que participó el 8 de marzo de este año. Empoderamiento colectivo, fuerza social, compromiso y mucho más. Pero aún queda mucho por hacer.

¿Buscaron obras ya escritas o directamente decidieron convocar a las autoras Juliana Corbelli, Brenda Steiszelboim y Adriana Ferrer,?
Al comienzo buscamos textos que ya existieran pero todo caían en el golpe, en lo obvio, en el panfleto, diría. Uno de los puntos que nos planteamos con Marcela fue abordar la temática pero desde un hecho artístico que tuviera peso desde lo argumental y desde lo estético. Las autoras surgieron a partir de una propuesta de Adriana Ferrer, la directora, de convocar a Brenda y luego se sumó Juliana.

¿Fue deliberado que las dramaturgas sean mujeres?
Siempre pensé que era muy importante que el proyecto estuviese empapado por una mirada femenina, qué mejor que mujeres para aportar sobre la violencia contra ellas. Invitamos a Adriana para que nos dirija, sin texto alguno, ella sumó a las otras dramaturgas, poemas del libro “Polaroids de aeropuerto bajo lluvia y otras breves escenas sin Bruce Willis”, de Macarena Trigo y, a Luciana Clerici quien compuso la música y canta en vivo. Luego se sumaron también José Escobar en el diseño y realización de escenografía y vestuario y Ricardo Sica, especialista en luces. La experiencia nos está resultando muy buena.

¿Cómo fue trabajar en familia?
Es un desafío, pero con Marcela es la tercera obra que hacemos juntos, nos llevamos muy bien, nos respetamos, nos da orgulloso trabajar con el otro. Teníamos cierto temor porque era meternos con una temática fuerte pero nuevamente pudimos y muy, pero muy bien. La inclusión de Luciana, hija de Marce fue algo nuevo, no sabíamos que iba a pasar, qué ocurriría entre madre e hija, entre Luciana y yo, y con diálogo, humor, respeto y alegría, pudimos llevar adelante muy bien el trabajo y hoy nos da mucho placer trabajar juntos

¿Por qué decidieron incluir debates posteriores?
Decidimos incluir debates porque consideramos que es muy importante ponerle palabras a la violencia de género y nos pareció necesario que después de cada función la gente, el público, pueda tener un espacio de reflexión, de catarsis, compartir angustias y ofrecer herramientas desde la información concreta. Por eso, a los debates los coordina un especialista en la temática. La experiencia viene siendo excelente, la gente agradece este espacio, comparte, discute, intercambia y para nosotros es un cierre ideal.


El Sabor se puede ver en el Teatro Corrientes Azul (Avenida Corrientes 5965, a una cuadra y media de Avenida Juan B. Justo) los domingos a las 20.
Nota publicada inicialmente en www.todoteatro.com.ar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros

Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino. El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida. Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local. Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo gol…

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …