Ir al contenido principal

El lado más amargo de una relación, por Laura Haimovichi

Un tema lamentablemente tan vigente como el de la violencia de género es abordado en “El sabor”, desde una perspectiva bastante particular. Su productor, Fernando Alvarez, quien además actúa en la obra junto a su mujer, cuenta cómo surgió este proyecto, comprometido con una causa que busca crear conciencia.

¿Cómo y por qué surge la obra “El Sabor”?
Hace aproximadamente 2 años, decidimos con Marcela Haimovichi, mi compañera, construir nuestro propio proyecto teatral, con el que pudiéramos armar una valija y llevarlo adonde fuera necesario. Queríamos hacer algo que nos gustara a los dos y, por mi militancia desde hace ocho años contra la violencia de género, le propuse salir a visibilizar la temática con un hecho teatral. Es un tema en el que hay mucho por decir y el teatro es una gran herramienta para hacerlo. En El sabor hablamos de una violencia que casi no se registra, la psicológica, que es de todos los días, lastima, destruye, anula, bloquea, silencia. Por suerte hay cada vez más mujeres que se animan a denunciar para salir de esa situación. La violencia contra las mujeres siempre mata, aún cuando no haya violencia física.

¿Cómo ves el tema de la violencia de género hoy en la Argentina?
Cada vez se habla más y el surgimiento de NiUnaMenos hizo que las mujeres tengan un espacio, las marchas, para expresarse una o dos veces al año, si es que no están en alguna organización con una militancia frecuente. Me conmovió la cantidad de personas que participó el 8 de marzo de este año. Empoderamiento colectivo, fuerza social, compromiso y mucho más. Pero aún queda mucho por hacer.

¿Buscaron obras ya escritas o directamente decidieron convocar a las autoras Juliana Corbelli, Brenda Steiszelboim y Adriana Ferrer,?
Al comienzo buscamos textos que ya existieran pero todo caían en el golpe, en lo obvio, en el panfleto, diría. Uno de los puntos que nos planteamos con Marcela fue abordar la temática pero desde un hecho artístico que tuviera peso desde lo argumental y desde lo estético. Las autoras surgieron a partir de una propuesta de Adriana Ferrer, la directora, de convocar a Brenda y luego se sumó Juliana.

¿Fue deliberado que las dramaturgas sean mujeres?
Siempre pensé que era muy importante que el proyecto estuviese empapado por una mirada femenina, qué mejor que mujeres para aportar sobre la violencia contra ellas. Invitamos a Adriana para que nos dirija, sin texto alguno, ella sumó a las otras dramaturgas, poemas del libro “Polaroids de aeropuerto bajo lluvia y otras breves escenas sin Bruce Willis”, de Macarena Trigo y, a Luciana Clerici quien compuso la música y canta en vivo. Luego se sumaron también José Escobar en el diseño y realización de escenografía y vestuario y Ricardo Sica, especialista en luces. La experiencia nos está resultando muy buena.

¿Cómo fue trabajar en familia?
Es un desafío, pero con Marcela es la tercera obra que hacemos juntos, nos llevamos muy bien, nos respetamos, nos da orgulloso trabajar con el otro. Teníamos cierto temor porque era meternos con una temática fuerte pero nuevamente pudimos y muy, pero muy bien. La inclusión de Luciana, hija de Marce fue algo nuevo, no sabíamos que iba a pasar, qué ocurriría entre madre e hija, entre Luciana y yo, y con diálogo, humor, respeto y alegría, pudimos llevar adelante muy bien el trabajo y hoy nos da mucho placer trabajar juntos

¿Por qué decidieron incluir debates posteriores?
Decidimos incluir debates porque consideramos que es muy importante ponerle palabras a la violencia de género y nos pareció necesario que después de cada función la gente, el público, pueda tener un espacio de reflexión, de catarsis, compartir angustias y ofrecer herramientas desde la información concreta. Por eso, a los debates los coordina un especialista en la temática. La experiencia viene siendo excelente, la gente agradece este espacio, comparte, discute, intercambia y para nosotros es un cierre ideal.


El Sabor se puede ver en el Teatro Corrientes Azul (Avenida Corrientes 5965, a una cuadra y media de Avenida Juan B. Justo) los domingos a las 20.
Nota publicada inicialmente en www.todoteatro.com.ar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tres miradas sobre el asesinato de Belén Canestrari, por María Isabel Rodríguez Osado

Testimonio de su hermana Marcela Canestrari
El miércoles 30 de abril de 2013, pasé por la casa de mi hermana para tomar unos mates, tranquilas, aprovechando a que él no estaba. Belén tenía 26 años, dos hijos, Valentino y Máximo.

Vi llorar muchas veces a mi hermana. Él era muy celoso, no la dejaba que tuviera amigas o saliera, ella venía a vernos a escondidas cuando él no estaba. La llamaba a cada rato para saber qué estaba haciendo y dónde. Ella lo justificaba y nos decía: Viste como es de hincha.

Esa última mañana que nos vimos, yo tenía rasguños en los brazos porque había podado unas plantas; Belén me preguntó: ¿se pelearon con Diego?, ¿te pegó? Le dije: ¿qué estás diciendo?

Ese día no me quedé a comer en su casa como otras veces. Tal vez, si yo me hubiera quedado, me contaba algo, a lo mejor me preguntó eso para sacar el tema.

Como dije, la pareja de Belén era muy celoso, pero nosotros nunca la vimos golpeada. Le pregunté si el jueves siguiente, que era 1 de Mayo, lo podía llevar a …

"Yo aborté", testimonio por A.

Yo aborté. Aborté y durante el aborto, el médico abusó de mí, aprovechándose de la clandestinidad y de la ilegalidad que ambos estábamos cometiendo, según la ley. Tenía 22 años y aborté sola, porque el hombre que debería haber abortado conmigo se borró económica y afectivamente, del mismo modo que se había borrado de sus dos novias anteriores que también habían resultado en embarazos. Así que tuve que tomar coraje y decirle a mi viejo, temblando de miedo y llorando como un bebé, que me había quedado embarazada y que quería abortar. ¿Por qué a mi viejo y no a mi vieja? Porque desde que empecé a tener vida sexual, mi vieja, una mujer formada en la universidad, artista, muy progre, nunca me habló de métodos anticonceptivos, ni del respeto y el consentimiento durante el acto sexual, ni del placer, ni del cuidado, lo único que me repitió sin parar fue “si abortás, te cagás la vida”. Así que no se me cruzó por la cabeza decirle nada a ella y sí a mi viejo, que es médico, pensando que me iba…

Ezeiza, Encuentro con Idalina. Por Cecilia Sorrentino

En la combi que nos llevó desde Liniers, cuando Isabel dejaba de darme conversación, yo me perdía mirando a los otros pasajeros. Me detuve en cada adulto, en cada niño. Todos tienen ese programa de domingo: visitar a la mamá, a la mujer, a la hija que está en la cárcel. Recorrí sus bolsones, sus paquetes. En bolsas de residuos -de las de consorcio- cargan artículos de limpieza, papel higiénico, alimentos envasados. En cajas plásticas con tapa llevan el almuerzo: pollo al horno con papas y batatas, guisos, fideos con estofado. Hay paquetes más pequeños con facturas, bizcochuelos. Una torta de cumpleaños. Los niños que llevan un oso o una muñeca bajo el brazo duelen. Idalina y yo no nos conocíamos personalmente. Hablamos por teléfono durante meses, mientras yo escribía su historia para publicarla en ¿Porqué llora esa mujer? El verano pasado completé los trámites que exige el Servicio Penitenciario Federal y el domingo 25 de marzo fui a visitarla al penal de Ezeiza. Me acompañó su amiga I…