Ir al contenido principal

R, por Anabella Foscaldo


A mi hija nunca se lo conté, le dije que no tenía papá y ella nunca preguntó, hoy tiene 30 años. Nació mi hija y aprendí a quererla después, con el tiempo, al principio no la quería. Me ayudaba mi mamá, mi hermano… se usaba pañal de tela, y empecé a quererla. Nunca hablamos ese tema, es un tabú y me cuesta decirle a ella cómo fue que llegó, creo que para ella va a ser… se va a avergonzar.

Yo tenía 25 años cuando nació y aunque era grande, yo era muy inocente. Fui a un restaurante, me senté a tomar una bebida y él se vino a mi mesa y me dijo si se podía sentar, y no sé si yo era muy tímida  o no sé…, él se sentó y me dijo: “Yo soy fulano de tal, trabajo en tal lado. Yo te puedo conseguir trabajo; vamos, vení conmigo que voy a buscar unos papeles”.

Yo lo seguí, mientras íbamos el tipo me dijo: “Trabajo en la aduana, te puedo conseguir un trabajo ahí”. Me fui con él. Me llevó a una casa, me dijo que él cuidaba esa casa, y bueno… Me hace entrar, cierra la puerta, me lleva hacia una habitación, me jalona, me tira al borde de un sillón y al minuto me pone los brazos y las piernas en posición de un abuso. Traté de defenderme pero yo no tenía fuerza porque era muy flaquita, toda delgadita, y en un minuto no sé, me paro, y él me vuelve a arrinconar y no sé cómo caigo y me pone las dos piernas encima de mi cuerpo, y en un minuto ya se había vaciado el tipo. Yo me levanto como puedo. El tipo se incorpora, me va a abrir la puerta de la calle y me hace que lo mire. Salí desesperada a la calle pero no pedí auxilio, solamente gritaba y lloraba. Así me pasó, me fui a casa, seguía llorando pero no hablaba, no hablaba. En casa estaban mis padres y mis dos hermanos. No hablé, no hablé. Sólo le dije a una amiga mía: “Mirá, me pasó con este tipo que trabaja en la aduana y abusó de mí, abusó, abusó de mí”. Ella me pregunta pero dónde, cómo. No sé le digo, no sé.  Ella: ¿Y ahora? Pasaron los días, quince, los veinte días, llegó el mes y me saqué un estudio y salió que estaba embarazada.

Y no hablé, no denuncié a las veinticuatro horas ni a las doce, ni a las ocho ni al mes. En casa nadie se dio cuenta de que estaba embarazada. Yo era tan flaquita que mi panza era chiquita, hasta los cinco meses que ya la panza me empezó a crecer y entonces fui y avisé a la mujer de mi padrino. Ella fue conmigo y le contó a mamá. Recién entonces pude hablar. “Un hombre así, así“. Mis padres fueron a buscarlo. Era verdad que el tipo trabajaba en la aduana, era verdad. Cuando voy a su trabajo, me entero de que el tipo había estado preso por una violación a una abuela, y que lo había sacado su hermana, que trabajaba en tribunales.

Y dijo también: “Ya son cinco meses y no se puede hacer nada”. Y bueno, quedé con el embarazo y nació mi hija. Nunca le conté lo que había pasado; ella tampoco preguntaba. Sólo una vez le dije que ella no tenía papá y nunca volvimos a hablar de ese tema, no quisiera que mi hija se sintiera mal. 

Después tuve cinco hijos más con mi marido que me junté. Una conocida me decía: “Sólo sabes hacer hijos”, nunca me pude olvidar de esas palabras. Yo no tengo nada, pero soy feliz con mis seis hijos. Mi primera hija de ese matrimonio tiene 22 años y ya fue mamá.

Antes que tuviera a mi hija mayor, tenía buenos pretendientes, chicos que valían la pena. Después de la violación, me tocó el destino de tener un tipo que nunca le gustó trabajar, y ahora son las consecuencias, porque para tener un techo hay que mirar caras, sí, caras de la gente que te presta y te dice: “Mañana te tienes que ir”. Es triste para una mujer tener un hijo y hoy estás acá en lo del amiguito, el sobrinito, la cuñadita…

No agarres mi espejo, le digo a mis hijas mujeres: me junté con tu padre, vago él, vaga yo.

Yo ya tengo 56 años.

A veces la vida es injusta.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Karina Abregú, por Silvana Aiudi

"Mi nombre es Karina Abregú. El 1 de enero del 2014, mi ex marido Gustavo Javier Albornoz me roció con alcohol y, luego, me prendió fuego.
La primera vez que me golpeó fue a pocos meses que había comenzado la relación.  Tengo dos hijos de un primer matrimonio – con Albornoz no tuve hijos–. Había fallecido la abuela paterna de ellos y le comenté que iba a llevarlos al velorio. Me dijo que no fuera. Esperé a que se durmiera y los llevé igual. Cuando volvimos a casa, me encontré con toda la ropa tirada en la calle. Entramos, me encerró en la habitación que compartíamos, a mis hijos en otra, y empezó a golpearme.
Estuve casi catorce años con él. Hice más de quince denuncias en las comisarías de Merlo y de Martínez – en Martínez compartíamos el ámbito laboral y ahí también él me golpeaba. Cuando le notificaban acerca de las denuncias que le hacía, era esperar la golpiza y que me dijera que ahora era él quien me ganaba. Albornoz tomaba alcohol y tenía adicción a las drogas en el último t…

Mi hermana, por LF

Mi hermana soportó la violencia de él en silencio desde inicio del noviazgo. Él trabaja en un organismo del Estado que se dedica a defender los derechos de las personas más vulnerables, además es experto en artes marciales y manejo de armas. Recién nos enteramos de lo que estaba pasando después de varios años. Supimosademás que una vez mi hermana había intentado suicidarse con el gas. Era tal la violencia que sufría que llegó a justificar el ¨desahogo sexual” de su marido aunque nos dijo también que después de cada episodio ella se ponía antiparras para no verlo, protectores de oídos y se envolvía en una frazada para evitar su contacto. En septiembre de 2010 mi hermana hizo la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia Nacional. En octubre, la ratificó y logró legalmente la exclusión de su marido del hogar. Al día siguiente me llamó desde la comisaría llorando. Estaba esperando un móvil para concretar la exclusión desde hacía horas. Frente a la …

Tres miradas sobre el asesinato de Belén Canestrari, por María Isabel Rodríguez Osado

Testimonio de su hermana Marcela Canestrari
El miércoles 30 de abril de 2013, pasé por la casa de mi hermana para tomar unos mates, tranquilas, aprovechando a que él no estaba. Belén tenía 26 años, dos hijos, Valentino y Máximo.

Vi llorar muchas veces a mi hermana. Él era muy celoso, no la dejaba que tuviera amigas o saliera, ella venía a vernos a escondidas cuando él no estaba. La llamaba a cada rato para saber qué estaba haciendo y dónde. Ella lo justificaba y nos decía: Viste como es de hincha.

Esa última mañana que nos vimos, yo tenía rasguños en los brazos porque había podado unas plantas; Belén me preguntó: ¿se pelearon con Diego?, ¿te pegó? Le dije: ¿qué estás diciendo?

Ese día no me quedé a comer en su casa como otras veces. Tal vez, si yo me hubiera quedado, me contaba algo, a lo mejor me preguntó eso para sacar el tema.

Como dije, la pareja de Belén era muy celoso, pero nosotros nunca la vimos golpeada. Le pregunté si el jueves siguiente, que era 1 de Mayo, lo podía llevar a …