Ir al contenido principal

Katherine, por el colectivo Y que los platos los lave otros


Katherine Moscoso tenía 19 años y vivía en Monte Hermoso, un balneario del sur de la Pcia. De Buenos Aires. El 18 de mayo de 2015 fue al boliche y no volvió a su casa. Durante seis días la familia, junto con la policía, la buscó intensamente. Varias personas dijeron que la habían visto esa noche: en el boliche, saliendo del boliche, volviendo en dirección a la casa o siendo llevada en un auto a Sauce Grande, otro pequeño balneario vecino.
El 23 de mayo el cuerpo de Katherine fue encontrado enterrado en un médano, a unas pocas cuadras de su casa. Tenía señales de haber sido enterrada todavía con vida.
Tras el descubrimiento del cuerpo, un grupo de gente prendió fuego la Municipalidad de Monte Hermoso, la oficina de Seguridad, la casa del Jefe de Seguridad de ese momento y parte de la Comisaría local.
Esa misma noche, un grupo de vecinos fue hasta la casa de Juan Carlos González (Canini), una de las últimas personas que habían estado con Kathy y que la policía tenía bajo custodia, y lo golpearon hasta matarlo. 
Por la muerte de Katherine estuvo detenida durante un mes una amiga suya, una joven con retraso madurativo, en cuya casa, un departamento detrás de la casa de González, Kathy había pasado las últimas horas y de quien se dijo que la había matado por celos. Por falta de pruebas, la joven fue liberada.
Por la muerte de Juan Carlos González, a fines de mayo de este año 2017, se condenaron a ocho personas con la pena de 5 años de prisión por homicidio en riña. El fiscal del caso apelará esta condena porque considera que se debe juzgarlos por homicidio simple.
Por el asesinato de Katherine Moscoso no hay ninguna persona detenida ni procesada.

Monte Hermoso, sábado 22 de abril 2017.
Charla con Marta, Macarena y Ezequiel Moscoso, abuela, hermana y tío, respectivamente de Katherine Moscoso.

Yo empezaría desde la búsqueda, desde el momento en que nos enteramos que mi hermana Katherine no había llegado a casa.
Yo le había dado permiso para dormir en lo de la amiga porque estaba sola, pero no para salir. Para salir iba con alguien y venía con alguien.
Katherine buscó la forma de ir con alguien, con Daiana, pero Daiana no quiso salir, entonces se fue sola, sin avisar. Y mi abuela suponía que estaba durmiendo allá.
Cuando la amiga me llama y me avisa que Katherine no había llegado a la casa,  nos empezamos a preocupar, porque ya era el otro día, el domingo.
Yo la busqué primero por acá, pensando que iba a volver, porque nunca se iba. Además la chica me avisó a la tarde del domingo que no había vuelto.
Daiana S. era la mejor amiga de Katherine, siempre la venía a buscar. Katherine siempre iba a la casa de Daiana y Daiana siempre venía acá. Se conocían de la escuela especial, se hicieron amigas ahí.
Daiana llamó para preguntar si Kathy estaba durmiendo acá. Yo le digo: –Cómo si está durmiendo acá, si se quedó en tu casa.
Y ella me dijo: -No se enoje Marta, pero Kathy se fue al boliche sola, no quiso avisar nada. Por eso yo le pregunto si se fue a dormir a su casa.
Ella llamó de la casa del hombre este, de Canini.
Juan Carlos Gonzalez, Canini le decían, era el que le alquilaba a Daiana. Vivía delante de la casa de Daiana y tenía los departamentitos que alquilaba atrás.
Entonces la empecé a buscar, me empecé a preocupar. Preguntando a uno a uno, en todo el barrio buscando, preguntando si no la vieron, si no la vieron pasar. Hasta que llegó la nochecita y no aparecía. Para colmo mi hijo Ezequiel se había ido a Bahía, así que no le podía pedir que me ayude a buscarla. Cuando él llegó ya era la noche del domingo. Y ahí empezamos a buscar con la policía. Ella nunca se ausentaba tanto, menos sin uno, no sabía andar sola.
Nos decían que la habían visto en el boliche Arena. En el boliche la vio muchísima gente.
Arena no abrió más después de lo de Kathy, aunque abren los otros boliches que los manejan las mismas personas.
La policía nos acompañaba, nos preguntaba quiénes eran los más cercanos a Katherine. Golpeábamos puerta por puerta de las personas que nos decían que habían estado en el boliche. Nos agarrábamos de todo lo que decían para ver qué encontrábamos. Nos decían que la habían visto en el boliche, otros que la habían visto con un chico en el boliche, otros que la habían visto en la peatonal. Hay un video, las cámaras la toman a ella saliendo de Arena, como en dirección para su casa. Otra declaración dice que ella pasó por Tránsito, contándole a una de las chicas de Tránsito que se había olvidado la campera en el boliche. El trascurso de ella, según las declaraciones, fue que sale del boliche seis y pico de la madrugada, 6 y 14 toma el video, pasa por Inspección de Tránsito y después llega a dos cuadras de casa.
Por eso nos enteramos que ella se había olvidado la campera en el boliche. Después la campera no estaba. No sé si ella la volvió a buscar. Algunas versiones dicen que ella la volvió a buscar, pero hay tantas versiones, tantas tantas que no te podés dar una idea de si son verdad o no. Unos que la vieron, otros que la venían corriendo, otros que la querían cargar a un auto.
En calle Pampa se supone que la venía persiguiendo alguien porque dos personas declararon que pasaron en taxi y vieron que la venía corriendo un sujeto. Después hay otra versión que dice que se fue hasta Sauce, que la llevaron a Sauce, que la cruzaron con un chico con cervezas en la mano. Y así varias. Pero nosotros nos agarramos de la que dice que ella venía para acá, porque nunca se iba tanto rato de casa.
Ella siempre venía por la misma calle, yo creo que venía por ahí.
Mi abuela dice que cuando va a la casa de Daiana a preguntarle lo que había pasado, había gente adentro.
Lástima que la policía no se metió adentro a buscarla, si no hubieran visto quien era, quien estaba.
Yo supongo que era la pareja, el novio que tenía Daiana. Después lo citaron a declarar, fue el primer sospechoso. Esa fue una de las versiones, que por celos la mató Daiana a Katherine, por celos.
Daiana estaba preocupada por Kathy. Ahora está en Bahía, estuvo un mes presa.
Los padres la tienen muy protegida. Cuando lo lincharon a Canini tuvieron miedo de que le hicieran  algo a Daiana. La gente estaba decidida a tomar venganza porque la policía estaba mintiéndonos en la cara, la policía y el primer fiscal.
La búsqueda empieza el domingo. Cuando Kathy no aparece, el lunes la gente empezó a movilizarse. A mi hermana la conocía todo el mundo, ella se saludaba con todos, hablaba con todo el mundo.
El lunes la gente se organizó para buscarla en un lado, en otro, en otro.
Teníamos miedo porque Kathy padecía de un retraso madurativo, era muy inocentona, ingenua. Teníamos ese miedo y la gente nos acompañó muchísimo en ese primer momento. La gente paró de hacer todas sus actividades y nos siguió a nosotros. Nos organizábamos con las camionetas, con los autos para ir a Sauce, volver.
A la policía le molestaba toda esa gente y nos decía a nosotros que tratáramos de alejar a la gente de la comisaría, que no los dejaban trabajar. La policía tenía miedo, porque veía que la gente estaba muy organizada, la policía se la veía venir. La gente tenía bronca y ayudaba de buena voluntad.
Nosotros de a poco nos dimos cuenta que nos estaban mintiendo, porque no estamos acostumbrados a tener ese grado de maldad, nosotros somos gente común. Y la policía hizo las cosas mal desde el inicio. Ellos ya sabían, sabían las cosas y lo que iba a pasar.
Desde el principio hubo muchas irregularidades, como de no trasmitir la información a la familia. El primer fiscal nos mintió en la cara. Dijo que ella se había ido al sur, con una tía.
Hasta mostraron un mensaje que era de un mes anterior. Porque habíamos ido al cumpleaños de 50 de mi hermano y yo le di el teléfono para chatear, estábamos en la terminal. Ella puso: Estoy en una fiesta con mis amigas, en un cumpleaños, pasándola re bien. Pero ella estaba conmigo en la terminal. Se agarraron de eso y me decían a mí que yo la había dejado ir sola a Bahía. Pero yo les dije que no, que no iba sola a ningún lado.
Ellos nos querían dar la esperanza de que Kathy iba a aparecer. Siempre le decían a mi abuela: Ay, señora tranquila, va a aparecer. Pero para mí ellos ya sabían.
Para mí ya sabían, sabían de mucho antes, pero no lo podían acomodar. Lo acomodaron como a ellos les pareció mejor.
Al principio, durante la búsqueda de Kathy, fueron varias personas a declarar a la comisaría, pero no le hicieron firmar a nadie esas declaraciones. Yo fui una de las que fui a declarar y no me hicieron firmar nada. Entonces, muchas de las declaraciones que se hicieron al principio se perdieron.
También estuvieron mal hechos los peritajes. Por ejemplo, sobre el teléfono de Kathy.
El teléfono lo encontraron el jueves. La búsqueda empieza el domingo y el jueves encuentran el teléfono. Cerquita de donde aparece después Kathy. Lo encontró un obrero que trabajaba ahí. A mi hermana la encontraron acá a una cuadra, en los médanos.
El teléfono está en averiguaciones, pero todavía no sabemos nada.
Lo que pasó con el celular de Kathy es que ella  no tenía la aplicación del Facebook en el teléfono. Para entrar tenía que abrir sesión y poner contraseña. Como ella había aprendido a manejar la tecnología, cambió la contraseña. Yo le manejaba el primer Facebook que tuvo, porque me daba miedo. Yo, mi tía María, casi todos sabíamos. Pero después se avivó y cambió todo, por eso no se podía abrir el face con acceso directo.
Bueno, el sábado 23 de mayo apareció. A la noche.
Y justamente mandaron gente a Sauce que ya no mandaban más, porque no había más nada, aunque los perros llegaron ahí  y anduvieron los aviones y todo. Mandaron gente para Sauce como para sacar a la gente de acá.
Los de investigación de Buenos Aires habían llegado el martes, miércoles. Y el jueves fueron llegando más, cada vez de rango más importante.
Era un mundo de gente.


Cometieron muchas irregularidades, la policía y los fiscales al principio.
Después cuando nos enteramos todo, nos fuimos dando la cabeza contra la pared.
Mi abuela y yo estábamos acá en casa.
Había mucha gente rodeando la comisaría, rodeando la Municipalidad, como ya preparados para algo. Ese día, cuando la encontramos a Kathy, habían cerrado los comercios. Era como que había una preparación previa.
Nosotros lo que creemos es que ellos están en el encubrimiento junto con el poder político. Hubo muchas falencias, porque, por ejemplo, cuando iban a hacer allanamientos, primero lo pasaban por la radio, decían dónde iban a hacer los allanamientos. A medida que pasaban los días, nosotros no queríamos creer, pero nos dábamos cuenta que algo raro había.
Ese sábado al mediodía nos mandaron a todos a buscarla a Sauce. Como una distracción. ¿Para qué?  Para tirar el cuerpo ahí.
Cuando apareció Katherine no nos avisaron. Yo me entero de que la nena estaba muerta porque voy ahí, había un operativo y un policía, que no sabía ni quien era yo, me dijo que la nena estaba muerta. Yo me entero así, de esa manera.
No es que desde la comisaría nos avisaron.
Después se armaron los disturbios y mataron a golpes a Canini. Yo estaba ahí  y el policía que custodiaba a Canini dijo: -Ustedes quieren al asesino, ahí tienen al asesino, mátenlo, yo no me meto.
Eso lo denunciamos nosotros porque quien tenía que cuidarlo, lo mandó a matar. Era la única persona que podría haber sabido lo que pasó con Kathy. De donde mataron a Canini a donde encontraron el cuerpo de Kathy no hay ni 100 metros.
Eso fue todo organizado, lo de la pueblada también. A un problema lo taparon con otro problema. Porque lo de Katherine fue noticia pero más noticia fue que prendieron fuego la municipalidad, que mataron a un hombre y que quemaron la casa del jefe de seguridad.
Todo se manejó muy mal, por eso sospechamos de los funcionarios. Ellos ya sabían que la nena estaba muerta y que iba a haber disturbios.
Fijate que donde aparece el cuerpo de la nena, dos o tres días antes había aparecido el celular. Ahí ya se había buscado. El cuerpo lo plantaron ahí. El sábado aparece el cuerpo, el viernes a la noche habían hecho un triple vallado ahí, con vallas, con policías y con caballos. Además no andaba ninguna cámara esa noche, las del complejo residencial que está ahí enfrente tampoco andaban. A nosotros no nos mostraron ninguna cámara.
En un momento, después de que había pasado todo, que ya nos habían dado el cuerpo de la nena, nos llaman de la comisaría diciendo que tenían noticias del caso. Nosotros vamos y nos dicen que para ellos los que habían matado a la nena eran Canini, Daiana y el novio de Daiana. Ellos quisieron echarle la culpa a una chica que tiene un retraso mental, a alguien que ya estaba muerto y a un chivo expiatorio, el novio de Daiana.
Además, todo lo que nos han hecho a nosotros en estos dos años. Nos han tirado autos cuando hacemos las marchas; hacemos los carteles con plata nuestra y la municipalidad los hace sacar. Una vez nos echaron la culpa a nosotros de que había fracasado la Fiesta de la Primavera que se hace acá todos los años porque nosotros decimos que en Monte Hermoso hay asesinos sueltos.
Un día me llamó por teléfono un funcionario y me dijo: -Vos sos Macarena Moscoso? Ustedes están haciendo marchas, están poniendo a todos en contra nuestro, son unos activistas.
Ellos se ponen como víctimas, cuando la víctima fue Kathy.
En las marchas ahora somos diez, doce, trece. La explicación es que se ha hecho política. Acá la mayoría de la gente, de un pueblo de 9000 personas, unas 6000 o 7000 viven de la Municipalidad. No es que todos sean empleados, pero todos deben favores. A la hora de ir a declarar  te lo dice la gente: -No, no me pidas que declare, yo les debo un favor o mi hijo trabaja ahí. No estás luchando sólo contra los asesinos, sino también contra la gente que los encubre.
La policía y el gobierno municipal tienen culpabilidad en esto, no hicieron las cosas bien. Y tenemos la sospecha que ellos están tapando algo, tal vez a gente cercana, gente que está en el poder.
El cuerpo fue lavado, está probado que estuvo lavado y por eso no hay pruebas. Según la autopsia, Katherine fue asesinada entre el domingo 18 y el lunes 19 de mayo. Y recién apareció el 23. Tuvieron mucho tiempo para organizar todo, para borrar huellas. Se hicieron tres autopsias. Pero no salió casi nada, sólo los golpes. La golpearon, en la cabeza y luego la enterraron todavía viva. Tenía arena en los pulmones.
Cuando mi mamá fue a reconocer el cuerpo ya no tenía casi cabello
No había pelo ni nada, ni un pelito tenía. La carita sí la tenía entera, así estaba. Yo la conocí enseguida. La destapé y tenía una arruguita que se le hacía acá, en el pecho. Y estaba con olor ya…de muchos días. Para colmo esos días hizo calor. Andá a saber por dónde, tantas partes que la habían pasado.
Lo que a mí me queda claro, es que nosotros estamos pagando porque somos humildes, porque somos pobres.


Los testimonios fueron tomados por el colectivo Y que los platos los lave otro, Coronel Dorrego, julio 2017. 
Agradecemos especialmente a Laura Forchetti.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tres miradas sobre el asesinato de Belén Canestrari, por María Isabel Rodríguez Osado

Testimonio de su hermana Marcela Canestrari
El miércoles 30 de abril de 2013, pasé por la casa de mi hermana para tomar unos mates, tranquilas, aprovechando a que él no estaba. Belén tenía 26 años, dos hijos, Valentino y Máximo.

Vi llorar muchas veces a mi hermana. Él era muy celoso, no la dejaba que tuviera amigas o saliera, ella venía a vernos a escondidas cuando él no estaba. La llamaba a cada rato para saber qué estaba haciendo y dónde. Ella lo justificaba y nos decía: Viste como es de hincha.

Esa última mañana que nos vimos, yo tenía rasguños en los brazos porque había podado unas plantas; Belén me preguntó: ¿se pelearon con Diego?, ¿te pegó? Le dije: ¿qué estás diciendo?

Ese día no me quedé a comer en su casa como otras veces. Tal vez, si yo me hubiera quedado, me contaba algo, a lo mejor me preguntó eso para sacar el tema.

Como dije, la pareja de Belén era muy celoso, pero nosotros nunca la vimos golpeada. Le pregunté si el jueves siguiente, que era 1 de Mayo, lo podía llevar a …

"Yo aborté", testimonio por A.

Yo aborté. Aborté y durante el aborto, el médico abusó de mí, aprovechándose de la clandestinidad y de la ilegalidad que ambos estábamos cometiendo, según la ley. Tenía 22 años y aborté sola, porque el hombre que debería haber abortado conmigo se borró económica y afectivamente, del mismo modo que se había borrado de sus dos novias anteriores que también habían resultado en embarazos. Así que tuve que tomar coraje y decirle a mi viejo, temblando de miedo y llorando como un bebé, que me había quedado embarazada y que quería abortar. ¿Por qué a mi viejo y no a mi vieja? Porque desde que empecé a tener vida sexual, mi vieja, una mujer formada en la universidad, artista, muy progre, nunca me habló de métodos anticonceptivos, ni del respeto y el consentimiento durante el acto sexual, ni del placer, ni del cuidado, lo único que me repitió sin parar fue “si abortás, te cagás la vida”. Así que no se me cruzó por la cabeza decirle nada a ella y sí a mi viejo, que es médico, pensando que me iba…

Ezeiza, Encuentro con Idalina. Por Cecilia Sorrentino

En la combi que nos llevó desde Liniers, cuando Isabel dejaba de darme conversación, yo me perdía mirando a los otros pasajeros. Me detuve en cada adulto, en cada niño. Todos tienen ese programa de domingo: visitar a la mamá, a la mujer, a la hija que está en la cárcel. Recorrí sus bolsones, sus paquetes. En bolsas de residuos -de las de consorcio- cargan artículos de limpieza, papel higiénico, alimentos envasados. En cajas plásticas con tapa llevan el almuerzo: pollo al horno con papas y batatas, guisos, fideos con estofado. Hay paquetes más pequeños con facturas, bizcochuelos. Una torta de cumpleaños. Los niños que llevan un oso o una muñeca bajo el brazo duelen. Idalina y yo no nos conocíamos personalmente. Hablamos por teléfono durante meses, mientras yo escribía su historia para publicarla en ¿Porqué llora esa mujer? El verano pasado completé los trámites que exige el Servicio Penitenciario Federal y el domingo 25 de marzo fui a visitarla al penal de Ezeiza. Me acompañó su amiga I…